Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

ÁFRICA y la CONFERENCIA DE BERLÍN

UNA CONFERENCIA EN BERLÍN PARA EL REPARTO DE ÁFRICA

Imagen cabecera conferencia de berlin

¿Por qué tuvo lugar una conferencia sobre la colonización de África? ¿Quiénes fueron sus principales valedores? ¿Qué se discutió en ella? ¿Qué consecuencias tuvo en el continente africano? Hoy seguimos donde lo dejamos la semana pasada y ahondaremos en un hecho importante de la historia de África; La conferencia de Berlín.

Antes de continuar, quiero señalar la importancia de leer la anterior entrada sobre la colonización de África en el siglo XIX. En ella se presentó el marco y la situación sobre la cual girarán los hechos que narraremos hoy.

¿POR QUÉ UNA CONFERENCIA? ¿POR QUÉ BERLÍN?

La razón principal la encontramos en la creciente tensión y disputas entre las potencias europeas con intereses en la zona. Y aquí destacan tanto británicos, como franceses, belgas e incluso alemanes. Pugnas que mal gestionadas, podían llegar a quebrar la delicada balanza de poder e influencias de estas naciones. Y lo peor, provocar guerras. Buscando encauzar la política imperialista africana y evitar conflictos, se habló de la necesidad de acordar la división de influencia en la zona.

Y aquí los alemanes, apoyados por los franceses, tomaron la delantera. Otto Von Bismarck, el canciller alemán, convocó una conferencia en Berlín, la cual se inició el 15 de noviembre de 1884.

Mapa de áfrica 1884
Mapa de África mostrando su ocupación y los pueblos existentes en 1884. Fuente: Cuadernos de Historia 16 (fuente incluida en la bibliografía)

PAÍSES PARTICIPANTES EN LA CONFERENCIA DE BERLÍN

A la misma asistirían un total de 14 países. Podemos dividirlos de la siguiente manera:

  • Países con claros Intereses en África: Gran Bretaña, Francia, Alemania, Portugal y la Asociación Internacional del Congo, ligada al monarca belga Leopoldo II.
  • Países con ciertos intereses en África: España, Italia, los Países Bajos y el Imperio Otomano. Recordad que los otomanos seguían ejerciendo influencia en Libia.
  • Países sin intereses directos en África: Imperio austro-húngaro, Dinamarca, los EEUU, el Imperio Ruso y la unión Suecia-Noruega.

Si os fijáis, ninguna nación africana estaba representada. Y no hablo de Etiopía, Liberia o las naciones Bóers, sino que no se tuvo para nada en cuenta los pueblos y pequeños estados africanos. Fue un acuerdo sobre África sin África.

A modo de curiosidad, el representante español en la conferencia fue Francisco Merry y Colón. Francisco ostentaba el cargo de embajador de España en Berlín en ese momento.

EL INICIO DE LA CONFERENCIA

Los germanos, encabezados por Bismarck, prepararon para la ocasión una curiosa mesa con forma de herradura. Sobre ella, se situó un enorme mapa de África confeccionado por el geógrafo alemán Heinrich Kiepert.

Mapa de Kiepert Africa
Mapa confeccionado por Heinrich Kiepert. Otro del mismo autor se desplegó en la conferencia de Berlín. Ver el mapa de Kiepert en alta resolución.

Bismarck inauguró la conferencia señalando que su objetivo era promover la civilización de los africanos a la par que se abría el continente al comercio europeo. Tras esto mencionó que la conferencia tenía tres objetivos clave:

  • Libertad de navegación en los ríos Níger y Congo
  • La libertad de comercio en el Congo
  • Acuerdo sobre como formalizar la anexión de territorios en el futuro, sin entrar en cuestiones de soberanía.

Este detalle de la soberanía buscaba en el fondo evitar que la conferencia degenerase en disputas que venían cocinándose años atrás. Y presentada la conferencia, veamos su desarrollo.

LIBERTAD DE NAVEGACIÓN

El primer punto de discusión fue el declarar los ríos Níger y Congo libres para su navegación. La navegación por estos ríos permitiría una colonización más rápida del continente y podrían ser capitales en el transporte de recursos del interior de África.

Pero como os podéis imaginar, había muchos intereses en juego. Además, un simple vistazo a un mapa nos muestra el río Níger principalmente dentro de la zona de expansión francesa y zonas británicas y el Congo en una zona más disputada.

mapa rios y lagos Africa
Mapa con los principales ríos y lagos del continente africano. Queda patente la distancia entre los ríos Níger y Congo.

Los británicos rechazaron una solución estándar para ambos ríos debido a que consideraban que cada uno se trataba de un escenario distinto. Querían, sobre todo, evitar que el bajo Níger quedase bajo control internacional, al considerar que esta zona era de su interés. Aún así, utilizó el Níger como comodín para obtener otras concesiones como veremos más adelante. En esto obtendría el apoyo alemán.

EL FUTURO DEL CONGO

El destino del Congo africano fue uno de los puntos centrales de la conferencia. Muchas eran las naciones con intereses en la zona. Quizás las intenciones más claras eran las del rey belga Leopoldo II. Si recordáis, quería hacerse con el control de la zona a través de la conocida como Asociación Internacional del Congo. En esta tarea le ayudaría un tal Henry Morton Stanley, que pasaría a la historia por la frase: Doctor Livingstone, supongo.

Stanley, con apoyo del delegado estadounidense, abogaría por crear una zona de libre comercio lo más amplia posible en el corazón de África. Incluso, pretendían que la misma fuese accesible por mar tanto desde el océano Atlántico como del Índico.

Los británicos rechazaron cualquier propuesta que se acercase o incluyese la cuenca y las fuentes del Nilo. Franceses y portugueses mostraron su desacuerdo a su salida al mar en el Atlántico, pues eso chocaba con sus intereses. Alemanes y estadounidenses abogarían por la creación de un estado congoleño, pero eso sí, maniobrando para evitar el rechazo británico, galo y portugués.

EL ESTADO LIBRE DEL CONGO

Finalmente, tras varias discusiones, se definió una zona de libre comercio en el centro de África. La misma fue puesta en manos de la Asociación Internacional del Congo. De ella surgiría el conocido como Estado Libre del Congo bajo soberanía de Leopoldo II. Y cuando digo soberanía, me refiero a que el territorio estaba en manos del monarca, como si fuese su dominio personal. Y así sería hasta que en 1908 lo cedió a Bélgica, surgiendo el conocido como Congo belga. El nuevo estado sería declarado neutral con el fin de evitar reyertas con sus vecinos. Esta neutralidad a quien más beneficiaba era a Alemania en caso de guerra, debido a su menor potencial marítimo en la zona.

Mapa Congo Belga
El mapa muestra el Congo Belga, heredero del Estado Libre del Congo entre 1908-1960. El estado libre del Congo alumbrado en la Conferencia de Berlín, quedaría bajo soberanía del monarca belga Leopoldo II hasta 1908.

A pesar de ello, franceses y portugueses pelearon por arrebatarle su salida al mar. Tras duras negociaciones, ambas naciones aceptarían. Francia lo haría a cambio de adquirir la región si desaparecía el Estado Libre del Congo. Los portugueses en cambio fueron forzados a aceptarlo tras un ultimátum. Los británicos aceptaron a cambio de obtener el apoyo alemán en sus pugnas en la cuenca del río Níger.

Curiosamente, la salida al mar por el océano índico fue desechada y esos territorios, en aquel momento en manos del sultán de Zanzíbar, acabarían en manos germanas.

ADQUISICIÓN DE TERRITORIOS

El tercer punto clave fue la regulación del procedimiento para la adquisición de nuevos territorios en África. Para ello se debatió sobre los conceptos de anexión y protectorado.

Los británicos señalaban que la anexión implicaba soberanía mientras que el protectorado, basado en la “protección” de un estado, no otorgaba derechos territoriales. Franceses y alemanas señalaban que, para ellos, ambas figuras significaban la adquisición territorial a nivel jurídico.

Pese al rechazo británico, también motivado por el temor al avance de otras naciones, estaban solos en su postura. Ante el temor de que esto les perjudicase, acabaron aceptando la propuesta franco-germana. Al final, los alemanes también hicieron un cambio, señalando que la condición de protectorado requeriría únicamente notificación de ocupación en el caso de zonas de costa del continente africano. De este modo, a partir del dominio de una costa, el territorio interior quedaba listo para su ocupación efectiva.

pastel de africa conferencia de berlin
Caricatura sobre la conferencia de Berlín en la que se ve a Bismarck repartiendo el “pastel” africano. Fuente: De Zz1y, Draner – zz1y, Journal L’Illustration, CC BY-SA 4.0

EL ACTA DEL CONGRESO

Tras meses de discusiones, el acta final fue firmada por los asistentes el 26 de febrero de 1885. El mismo contaba con 7 capítulos y 38 artículos. Los capítulos hacían referencia a:

  1. Declaración relativa a la libertad de comercio en la cuenca del Congo, sus desembocaduras y países circunvecinos, con una serie de disposiciones relativas a la protección de los indígenas, de los misioneros y de los viajeros, y a la libertad religiosa.
  2. Declaración referente a la trata de esclavos.
  3. Declaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidos en la cuenca convencional del Congo.
  4. Acta de navegación del Congo.
  5. Acta de navegación del Níger.
  6. Declaración relativa a las condiciones esenciales requeridas para que sean consideradas efectivas las nuevas ocupaciones en las costas del continente africano.
  7. Disposiciones generales.

Si os pica la curiosidad, en la bibliografía os dejo un enlace donde se incluyen todos los artículos de cada capítulo.

CONSECUENCIAS DE LA CONFERENCIA DE BERLÍN

Comencemos haciendo un repaso por los principales países con intereses en la zona:

  • Los británicos obtuvieron el control de la zona del Níger y asegurarse toda la zona del río Nilo salvo el país etíope. En cambio, no pudieron completar su deseo de unir el norte con el sur del continente.
  • Francia pudo asegurarse el control de gran parte del África Occidental, aunque tuvo que hacer concesiones en el Níger y en el Congo.
  • El mayor logro de la conferencia fue para Leopoldo II, quien se hizo de manera efectiva con el control de la zona del Congo. Aunque tuvo que aceptar que fuese considerada como de libre comercio.
  • Los alemanes en cambio ganaron el prestigio de la conferencia y obtuvieron el reconocimiento en zonas de Camerún, Tanganika y Namibia.
  • Portugal no consiguió llevar a cabo deseo de conectar Angola con Mozambique y tuvo que disminuir sus pretensiones en la zona del Congo. Si uno ve un mapa, observará que la salida al océano Atlántico de este estado se hizo a costa de zona portuguesa.
  • España, poco se jugaba y poco sacó de la conferencia. Como mucho su reconocimiento a poder expandirse en el conocido como Sáhara Español.

¿FUE LA CONFERENCIA UN ÉXITO?

Pese a los cambios territoriales que tuvieron lugar en el país africano, no fue tan efectiva como pretendió.

Por un lado la navegación marítima fue más nacional que internacional y nunca se creó una comisión para el control del libre tráfico. Además, el supuesto libre comercio pronto degeneró en un régimen de monopolio. También, las ocupaciones de territorio se dieron más por la fuerza que basadas en un reconocimiento internacional.

En resumen, la conferencia de Berlín no regularizó del todo la disputa de África. Si bien dio unas pautas a seguir, al final fue un pretexto internacional a las naciones para la ocupación del territorio. Y en estas siguió siendo palpable el sistema de alianzas y rivalidades en Europa.

Sobre esto último, me vienen a la cabeza varios ejemplos; el incidente de Fachoda y la crisis de Tánger.

Mapa África 1914
Mapa con la distribución de África en las vísperas del inicio de la primera guerra mundial.

¿ACELERÓ LA CONVENCIÓN LA COLONIZACIÓN DEL CONTINENTE?

Creedme que sobre esto se ha escrito mucho. Algunos creen que la conferencia fue el detonante y otros un hecho que no cambió la tendencia del proceso. Veamos esto último en varios puntos:

  • El reparto más imperialista se desarrolló alrededor de 1890 con la generalización del concepto de esfera de influencia. El mismo chocaba con el concepto de ocupación efectiva resultado de la conferencia.
  • Pese a los acuerdos y disposiciones genéricos sobre la ocupación, al final se acabaría imponiendo la ley del más fuerte. Y ligada a ella el complejo sistema de alianzas y equilibrio europeo.
  • Pese al interés geopolítico, el interés comercial fue más importante en la velocidad de colonización del continente africano. Y es que no hay que olvidar que las materias primas de África eran esenciales para la expansión de la industria europea.

¿Y ÁFRICA?

Frente a la invasión europea, hubo estados africanos que respondieron violentamente y que incluso animaron movimientos de resistencia y levantamientos anti-occidentales. Ni que decir tiene que estos movimientos de lucha y resistencia fueron derrotados. A finales del siglo XIX, prácticamente toda África estaba repartida y sometida por Europa.

Esto provocaría resentimientos entre muchos pueblos según si apoyaron o se opusieron a los europeos. Pugnas que estallaron de forma violenta tras la descolonización del siglo XX y que incluso hoy en día se sigue cobrando sus víctimas.

En la próxima entrada narraremos la siguiente fase del reparto tras la conferencia de Berlín y hasta la primera guerra mundial. ¡No os la perdáis!

Si te ha gustado, lee otras entradas que también hablan de África:

BIBLIOGRAFÍA:

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/