Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

El fin de Tierra Santa: Consecuencias de las cruzadas

LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA SANTA

cruzados medievales

Y así llegamos a la tercera y de momento definitiva entrada sobre las cruzadas medievales a Tierra Santa. En las dos anteriores presentamos el escenario que permitió que reyes, nobles, campesinos, guerreros, vagabundos e incluso niños decidiesen dejarlo todo y se embarcasen en una aventura. Aventura que en un inicio pintaba interesante y que prometía grandes riquezas y el favor divino. Pero esto no siempre fue así, y en la segunda entrada repasamos aquellos intentos en pos de conquistar y mantener Jerusalén y sus alrededores. Fueron alrededor de 200 años de luchas, con muchas batallas, escaramuzas, asedios, muertes y pactos. Pero llegados aquí, cabe preguntarse: ¿Cuáles fueron las consecuencias de las cruzadas? ¿Sirvieron para algo las cruzadas?

ASPECTOS GENERALES DE LAS CRUZADAS

¿FUERON UN ÉXITO LAS CRUZADAS?

La primera paradoja o consecuencia directa la tenemos al mirar el origen de las cruzadas. Todas ellas, al menos en apariencia, fueron llamamientos para defender y salvar a la cristiandad oriental de los musulmanes. Pero al finalizar el periodo de las cruzadas, toda Tierra Santa estaba en poder de los musulmanes. Por lo tanto podemos afirmar que se trata de un fracaso claro en cuanto al objetivo básico de las mismas.

Asedio de acre
Imagen del asedio de Acre

Y es que una y otra vez las expediciones pecaban de los mismos errores. Pese a mandar importantes contingentes en algunas cruzadas, entre ellos seguían existiendo las mismas rivalidades que en la Europa continental. Florecía así la desconfianza e incluso los actos rastreros con el fin de imponerse al otro. A esto hay que sumarle un gran desconocimiento de las condiciones en Tierra Santa. Y hablo de la forma de guerrear, el clima, la diplomacia, las costumbres, la geografía… Esto refuerza lo que mencionamos antes, que el movimiento cruzado tendiese al fracaso generalizado.

LAS CRUZADAS Y LOS REINOS MUSULMANES

Al principio de las cruzadas, a finales del siglo XI, los musulmanes estaban generalmente divididos entre fatimíes, abásidas y selyúcidas. Ninguna de estas tres facciones había logrado ejercer el control global y tenía sus más y sus menos entre ellas. Por otro lado, el imperio bizantino, aunque dañado por la batalla de Manzikert, aún tenía mucho que contar. Pero al final del periodo, en los siglos XIII y XIV, el vacío de los cruzados tuvo unos efectos indeseados para la Europa cristiana. Y es que permitió que otro imperio apareciese y fuese un tormento para Europa. Me refiero por supuesto al imperio otomano, cuyos inicios se remontan a principios del siglo XIV.

Si hacemos zoom en las cruzadas, podemos primero hablar de éxito en la primera. Éxito por crear territorios en la zona conocida como Ultramar y por conquistar Jerusalén. Pero después de eso, encontramos continuos fracasos, donde salvo pequeñas conquistas, nunca hubo una posición fuerte. Es más, generalmente pareció que los reinos cruzados pendían de un hilo, y que al mínimo soplo de viento saldrían volando por los aires.

ÓRDENES DE CABALLERÍA

En esta época también surgieron las ultraconocidas órdenes de caballería. De todas ellas, las más famosas fueron la de los Hospitalarios y la de los Templarios. Pero no me quiero olvidar de la de los Caballeros de la Orden Teutónica, aunque estos principalmente actuaron en el norte de Europa. Pese a la fama de estas órdenes hoy en día, su influencia efectiva en Tierra Santa fue muy reducida. Su papel se limitó casi exclusivamente a la defensa de algunas fortalezas y algunas escaramuzas.

caballero templario arrodillado
Caballero cruzado

Amasaron un gran prestigio por presentarse como defensoras de las cristiandad. Incluso heredarían por parte de reyes y nobles muchas posesiones territoriales, con las que alcanzaron un patrimonio fastuoso. Cuando finalizaron las cruzadas, su función oficial dejó de tener sentido y empezaron a ser molestas para algunos monarcas. Del mismo modo, su enorme patrimonio fue codiciado por algunos reinos. El mejor ejemplo de ello lo vemos con los templarios. De ser una de las órdenes más importantes, pasó en 1307 a ser considerada herética y prohibida. Sus miembros serían asesinados y su patrimonio confiscado. Muy curioso que esto ocurriese apenas una década después del fin de los territorios principales cruzados en Tierra Santa.

CONSECUENCIAS RELIGIOSAS

En el terreno religioso encontramos un claro ejemplo de que las cruzadas tuvieron una importancia muy acusada en las mentes de los europeos. Hay que tener en cuenta que en esos siglos Europa estaba marcada por la religión. Por eso, hacer votos de cruzado yendo a Tierra Santa en defensa de la cristiandad, era causa de gran prestigio y buena reputación. Esto no quita que también fuese una forma de enviar a muchos nobles belicosos europeos a gastar sus energías en otros territorios. Todo esto en suma, provocó que muchos reinos mostrasen su interés por ellas, y mandasen efectivos a las mismas.

iglesia catolica y las cruzadas
La iglesia católica y las cruzadas

LAS CRUZADAS Y EL PAPADO DE ROMA

¿Salió el papado beneficiado de las cruzadas? Inicialmente sí. Los éxitos iniciales y el hecho de ser un movimiento a nivel europeo bajo su mando, le dio un prestigio y poder personal. Incluso por encima de cualquier monarca del Occidente conocido. Pero esto se fue diluyendo con el tiempo. Los fracasos en las siguientes cruzadas y las cruzadas contra elementos no musulmanes acabaron pasándole factura. Y aquí hablo de la cruzada contra los bizantinos, los cátaros y los emperadores de la familia Hohenstaufen. Todo esto demostraba que las cruzadas no eran más que un instrumento del papado para declarar la guerra a cualquier enemigo suyo.

Y estos tejemanejes papales alejados de los ideales de la iglesia, fueron los responsables de que surgiese un descontento en su seno. Descontento que sumado a intereses partidistas, provocó el cisma religioso de Occidente. Cisma manifestado con la existencia de un papa ligado a Francia en Avignon y otro en Roma. El cisma causó un revuelo muy importante en Europa durante más de un siglo.

Pero la ambición papal, además de arruinar el espíritu de las cruzadas, tuvo otro efecto considerable. Si recordáis, una de las primeras pretensiones papales era el acabar con el cisma entre católicos y ortodoxos. Para ello buscaba presentarse como el salvador de la cristiandad oriental. Con esto pretendía expandir su esfera de influencia a los territorios bajo influencia ortodoxa, es decir, hacerse con la autoridad de todos los cristianos. Pero al terminar las cruzadas, ni se había impuesto religiosamente y lo peor, había ayudado en la descomposición de los bizantinos. Al debilitarlos, permitió el ascenso de la fe musulmana y la pérdida de gran parte de la cristiandad oriental. Menudo exitazo….

LAS CRUZADAS EN LA RELIGIÓN MUSULMANA

¿Y qué les ocurrió a los musulmanes? ¿Las cruzadas cristianas los dañaron? Aquí la respuesta no es tan directa. Es cierto que debieron invertir mucho tiempo y esfuerzos para recuperar el territorio arrebatado, pero los caballeros cristianos no les produjeron una herida profunda. Es muy curioso que el golpe más fuerte les viniese de los turcos y de los mongoles. Las incursiones turcas modificaron el equilibrio interno de Oriente Medio y las mongolas les causaron un enorme revuelo y preocupación. Sobre todo cuando sus tropas destrozaron Bagdad. Finalmente, los musulmanes de la zona se vieron desplazados por los turcos otomanos, cuyo imperio duró hasta el final de la primera guerra mundial.

Buscando otra consecuencia, las cruzadas provocaron que facciones más belicosas, radicales y menos tolerantes tomasen el poder y se crease un mutuo desprecio entre pueblos.  Esto afectó a las ciertas situaciones de tolerancia y respeto entre musulmanes y cristianos de la zona. Cuando los cruzados se fueron, los cristianos que quedaron allí sufrieron las iras de los nuevos conquistadores musulmanes. Las mismas iras religiosas que sufrieron los pobladores musulmanes con la llegada de los primeros cruzados. Ojo por ojo…

tropas musulmanas cruzadas
Soldados musulmanes en la época de las cruzadas

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LAS CRUZADAS

Hablemos de economía, la que a la larga es la base que mueve a los imperios. Las cruzadas provocaron el ascenso de repúblicas mercantiles como Venecia, Pisa y Génova. Y lo hicieron porque se dieron pronto cuenta de que un movimiento de esta magnitud necesitaba de transportes y vituallas. Y como las carreteras eran inseguras y de difícil recorrido, el Mediterráneo se convirtió en la mejor autopista para ello.

rutas comerciales Edad Media
Principales rutas comerciales europeas durante la Edad Media

Evidentemente el motivo económico primó por encima de la defensa de la cristiandad. Pero no hay que negar que la labor de estas repúblicas permitieron que muchas cruzadas saliesen para adelante. Aun así, la ambición de estas naciones pronto causó desórdenes y pugnas en Tierra Santa. Llegó incluso a haber guerras entre ellas, sobre todo por hacerse con el control de derechos comerciales exclusivos en ciudades. Como podéis observar, las cruzadas degeneraron en casi todos los sentidos.

Al acabar el periodo cruzado, las repúblicas comerciales sufrieron con la pérdida de estos lugares para comerciar. Pero el dinero es el dinero y pronto supieron buscar acuerdos con los musulmanes y mirar hacia otros territorios. Es lo que tiene el comercio, que no entiende de amigos ni de religiones.

Otro aspecto económico reseñable lo encontramos en los impuestos. Para que algunos reyes fuesen a las cruzadas, antes tuvieron que aplicar grandes impuestos en sus feudos. Esto provocó más penuria en sus dominios, contribuyendo al malestar de la población. Como consecuencia, hubo algunos desórdenes en sus reinos, pero la cosa no fue más allá. A veces, ante la dificultad de recaudar fondos para sufragar las cruzadas, se chantajeó a los judíos para que aportasen fondos. Muchos sufrirían grandes persecuciones antes de la primera cruzada.

CONSECUENCIAS CULTURALES

Vayamos al aspecto cultural. Es justo señalar que las cruzadas influyeron en Europa Occidental. Antes de las mismas, el contacto entre musulmanes y cristianos también había tenido unos aspectos positivos. Y es que el intercambio cultural favoreció que lugares como Sicilia, los bizantinos y la península ibérica estuviesen más desarrollados culturalmente que otras zonas de Europa.

Los cruzados, al llegar a Tierra Santa, entraron en contacto con esa cultura y parte de ella llegó al resto de Europa. Pero es cierto que en la mayoría de casos no la comprendieron. Y esta incomprensión fue una fuente de asperezas entre bizantinos, centro europeos y musulmanes. Pero yendo a lo positivo, algunos nobles cruzados buscaron aplicar estos conocimiento para mejorar la calidad de vida general en sus dominios.

Y aquí destacaron los campos de la medicina, algo el de la arquitectura y sobre todo, la difusión de algunos autores clásicos. Pero quiero hacer hincapié en que no fueron tan acusados como aquellos provocados posteriormente por el éxodo de intelectuales bizantinos a Europa. Estos intelectuales bizantinos acabaron en su mayoría en Italia, permitiendo la entrada de una corriente intelectual nueva. Corriente que fue clave en el inicio del renacimiento en Italia, como suelen estar de acuerdo los historiadores.

enseñanza religiosa edad media
La iglesia y la enseñanza durante la Edad Media

CONCLUSIÓN

Como colofón a esta entrada, quiero acabar citando el último párrafo de la principal obra de consulta de esta trilogía. Hablo de la colosal obra dedicada por el historiador Steven Runciman a las cruzadas en Tierra Santa. Creo que ilustra de manera excelente lo que en suma significaron las cruzadas:

“Los triunfos de la Cruzada fueron los triunfos de la fe. Pero la fe sin la sabiduría es una cosa peligrosa. Debido a las leyes inexorables de la Historia todo el mundo paga por los crímenes y locuras de cada uno de los ciudadanos. En la larga secuencia de influjo mutuo y fusión entre Oriente y Occidente de la que brotó nuestra civilización, las Cruzadas fueron un episodio trágico y destructivo.

El historiador, al mirar a través de los siglos su valerosa historia, encuentra su admiración ensombrecida por el dolor y por el testimonio que revela las limitaciones de la naturaleza humana. Hubo mucho valor y muy poco honor, mucha devoción y muy poca comprensión. Elevados ideales fueron manchados por la crueldad y la codicia; el espíritu emprendedor y la tenacidad, por un ciego y estrecho fanatismo; y la guerra santa no fue más que un prolongado episodio de intolerancia en nombre de Dios, que es el pecado contra el Espíritu Santo.”

Steven Runciman
Steven Runciman

Hasta la semana que viene.

Lee otras entradas sobre las cruzadas:

BIBLIOGRAFÍA:

  • La historia de las cruzadas – Steven Runciman (He consultado varios capítulos, aunque haciendo hincapié en el apartado de conclusiones).
  • Atlas Histórico Mundial – VVAA – Ed Akal. Pág 159
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Cruzadas

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/