Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Deus le volt: El origen de las cruzadas a Tierra Santa

EL ORIGEN DE LAS CRUZADAS A TIERRA SANTA

caballeros cruzados a caballo

¿Por qué surgieron las cruzadas? ¿Cuál fue su origen y sus causas? ¿Cuáles eran sus objetivos principales? Hoy vamos a tratar un fenómeno que gozó de una importancia capital durante la Edad Media. En el mundo occidental, las cruzadas tienen un halo épico e incluso romántico muy alejado de la complejidad de las mismas. Pese a que su origen religioso, las cruzadas tuvieron varios propósitos y su mensaje y objetivos variaron a lo largo del tiempo.

Con el nombre de cruzada, se engloba a una serie de movimientos poblacionales, militares y religiosos que se dieron para proteger y controlar aquellos lugares considerados como sagrados para la cristiandad. Pero detrás de esta afirmación hay mucha tela que cortar y es lo que me propongo hoy. Las cosas no son ni mucho menos tan simples como pudiesen parecer. Antes de leer esta entrada, recomiendo leer otro post titulado “Un inicio polémico para la edad media” . El mismo va a ser útil para conocer algunos datos que vamos a mencionar aquí.

Y antes de meternos de lleno en la información, quiero hacer una advertencia. Si nos acercamos a las cruzadas con la mentalidad del siglo XXI, no le veremos ninguna utilidad y las calificaremos de locuras colectivas. Las cruzadas surgieron en una época concreta y con unos condicionantes concretos. Y esto es lo que me propongo compartir con vosotros. Y para arrancar, creo necesario hacer un análisis de la situación europea y de Oriente Próximo.

EL CAMINO AL ORIGEN DE LAS CRUZADAS

Jerusalén y Belén son dos ciudades fundamentales para la tradición judeocristiana por su relación con la vida de Jesucristo. Hace dos milenios, Jesús el Cristo (como lo denominan algunos), tuvo que lidiar en ellas con el Imperio Romano. Imperio que por cierto primero persiguió a los cristianos dentro de sus dominios. Esto cambiaría siglos más tarde, cuando pasó primero a tolerarlos y luego a “legalizarlos”.

Una primera consecuencia de esta nueva situación fue que las autoridades eclesiásticas pudiesen fomentar las peregrinaciones a Tierra Santa. Poco a poco se iría creando una atracción hacia esta zona surgiendo flujos migratorios. Así, aventureros y devotos se echaron a los caminos y los mares con el fin de visitar y orar en los lugares donde Jesucristo vivió y predicó su mensaje.

mapa peregrinaje tierra santa
Un mapa con puntos claves de la vida de Jesucristo y para peregrinar por Tierra Santa.

Cuando cayó el Imperio Romano de Occidente, Tierra Santa siguió en manos romanas. Pero ahora englobada en el imperio romano de oriente, aquellos que serían posteriormente llamados bizantinos. Pese al nuevo escenario, las invasiones bárbaras en Europa apenas afectaron al cristianismo pues estos pueblos se convirtieron rápido al mismo. Pero sí que surgió una pugna que merece la pena nombrar.

Hoy en día sabemos que el Papa es la máxima autoridad de los cristianos católicos y que el patriarca lo es de los ortodoxos. En aquella época, este cisma o división no existía como tal, por lo que Roma y Constantinopla peleaban por la primacía del cristianismo. Y esta pugna, desarrollada a lo largo de los siglos, influyó, aunque no excesivamente en el concepto de cruzada.

TIERRA SANTA CAMBIA DE MANOS

Y esta zona estuvo bajo control bizantino hasta el siglo VII, cuando la aparición del Islam trastocó la región por completo. Los Califatos Omeya y Abasí se la anexionaron y apretaron a los Bizantinos hasta hacerlos retroceder casi a las puertas de Constantinopla (actual Estambul). ¿Por qué no hubo una cruzada cristiana entonces?

Hay fundamentalmente dos. La primera, la gran rapidez con la que los musulmanes realizaron sus conquistas. Y la segunda, el hecho de que los reinos católicos occidentales no formaban un bloque lo suficientemente compacto. Y sin eso, hacer un llamamiento hubiese sido un fracaso. Hay que tener en cuenta que el cristianismo occidental no tenía en esa época el poder que llegaría a tener a partir de reyes francos como Pipino el Breve o Carlomagno.

Y con este vaivén histórico llegamos al siglo XI. En oriente, los bizantinos y los musulmanes tenían sus más y sus menos en zonas de las actual Turquía. Hubo varios episodios de pérdida y recuperación de territorio, pero la situación no era grave para ellos. Su principal enemigo era el Califato de Bagdad, pero solía contenerlo a base de pactos con los gobernantes de los territorios circundantes. También mediante pactos con los fatimitas, pueblo de naciente poder e importancia en Egipto. Digamos que había un equilibrio global, que aunque no evitaba conflictos, sí que establecía una paridad de influencias.

Y salvo episodios concretos, esta situación permitía el flujo de peregrinos a Tierra Santa. La alarma no habíá saltado aún dentro del mundo cristiano.

MANZIKERT Y EL ESPÍRITU DE LA CRUZADA

Pero aparecieron nuevos jugadores en el tablero: Los pueblos turcos, principalmente los Seleúcidas o Selyúcidas. Los mismos lanzarían una serie de avalanchas poblacionales haciendo retroceder a casi todos los “estados” de la zona. Y por si no fuera poco, mostraron su contundencia militar en 1071 humillando al imperio Bizantino en la batalla de Manzikert.

El resultado de la batalla causó conmoción en el mundo cristiano. Y muchos historiadores señalan que fue clave en el llamamiento a la cruzada. Pero si bien influyó, decir que ésta fue la única razón o la fundamental es falso. Como veremos, habría más factores a tener en cuenta.

Tras el descalabro, los bizantinos se dieron cuenta de que los turcos no eran un enemigo que podían despreciar.  Necesitaban más tropas y una estrategia para enfrentarse a ellos. Y es cierto que años más tarde de Manzikert recuperaron territorios, lo que demuestra que la batalla no fue tan grave como parecía. Pero la llegada de los turcos a la zona sí que tuvo una consecuencia clave; el caos en las rutas a Tierra Santa. Las rutas dejaron de ser seguras, dándose caso de peregrinos y caravanas comerciales asaltadas.

mapa con la situación política de Tierra Santa y alrededores en 1095
Mapa con la situación política alrededor de Tierra Santa en el año 1095. Se pueden ver los principales grupos. Fuente: Geacron.com

Resumiendo: Los bizantinos necesitaban más tropas y los peregrinos una seguridad mayor en los caminos. El cristianismo, que había llegado a Occidente desde Oriente, ¿haría ahora el camino inverso? Y llegados a este punto, detallo algunas causas que motivaron la respuesta occidental. Pero antes lanzo una pregunta.

¿Estaba el habitante europeo de la época capacitado para luchar por su religión, aun sabiendo que en concepto el cristianismo es una religión de paz?

OTRAS CAUSAS PARA EL ORIGEN DE LAS CRUZADAS

PAZ Y VIOLENCIA, LAS TREGUAS DE DIOS

Pese a ser una religión de paz, tenemos multitud de ejemplos que demuestran la cantidad de conflictos que hubo en torno a la religión. Pero no hay que obviar que en el siglo X hubo varios movimientos religiosos y nobiliarios a favor de la paz. Se llegó incluso a formar una Liga de la Paz cuyo objetivo más básico era buscar métodos alternativos a las disputas. Se pretendía así evitar el derramamiento de sangre entre cristianos afirmando que quien mataba a uno de ellos estaba vertiendo la sangre de Cristo. Pero por ironías de la historia, este método provocó aún más violencia contra aquellos que no seguían a la liga.

A la par que estos sucesos, en diversos concilios se definió el concepto de “Tregua de Dios”. El mismo si bien no prohibía la confrontación armada, sí prohibía el combate en determinados momentos del año con significación religiosa. Pero aunque muchos se sumaron oficialmente a ella, pocos la cumplieron.

Aquí, algunos han querido ver otra lectura de este interés por la iglesia en la paz. Las constantes guerras entre nobles provocaban muchos pillajes y muertes entre el mismo clero. Y es que en muchas ocasiones las guerras se financiaban sustrayendo sus recursos o se provocaba la devastación de sus tierras. Esto a la larga provocaba una merma importante de su poder e ingresos, lo que se pretendía evitar a toda costa.  Así, motivando un éxtasis por la paz, se pretendía controlar la situación.

LOS NOBLES Y LA GUERRA

Pese a los esfuerzos, la guerra volvía a ser la manifestación de las disputas. Con ello, todos los artificios a favor del fin de las hostilidades caían en un amargo fracaso. Y es que el espíritu belicoso occidental y su afán histórico por la guerra no podían apagarse de la noche a la mañana. ¿Qué hacer entonces con esta olla a presión de violencia que tarde o temprano acababa explotando? Suprimirla no había funcionado, así que se pensó en canalizarla contra un objetivo, que fue definido alrededor de la figura del “infiel”.

batalla medieval
Pese a las ligas de paz y las treguas de Dios, la guerra y la violencia acababan haciendo acto de presencia en el medievo europeo.

Es cierto que ya en la época existían voces a favor de la guerra santa, pero en esta parte se hicieron muy populares. Las autoridades religiosas hicieron mucho hincapié en las bondades de luchar contra el infiel. Incluso señalando que morir luchando contra el infiel lo convertía a uno inmediatamente en mártir y le abría las puertas del paraíso.

Y si la fe no era suficiente, la codicia hizo el resto. A la par que se prometía la absolución de los pecados si se moría combatiendo al infiel, se aludía a las inmensas riquezas que uno podía obtener. Riquezas y tierras arrebatadas al enemigo por supuesto. Ya quisieran partidos políticos tener  un mensaje tan claro y eficaz.

Así que resumiendo, ¿qué la sociedad es violenta? No pasa nada si es utilizada en nuestro beneficio. Maquiavelo estaría orgulloso.

Quiero señalar que el primer lugar donde esta protoguerra santa se llevó a cabo fue en España. Las mini cruzadas durante la reconquista demostraron el éxito que estos llamamientos podían tener si se gestionaban bien. Y el siguiente destino estaba claro, Tierra Santa.

LOS CABALLEROS SIN FUTURO

Otro de los aspectos importantes que conviene tener en cuenta lo encontramos en Francia. He de decir que los galos fueron los que tuvieron más influencia en las cruzadas y los que más efectivos aportaron. Esto los ligaría a Tierra Santa durante mucho tiempo. Veamos.

En la zona norte del país, en áreas gobernadas por los normandos y alrededores, se practicaba la primogenitura. Ésta se caracteriza sabiendo que el hijo mayor lo hereda todo y el resto se tiene que buscar la vida. Es por esto que muchos acababan en el clero y otros en el ejército. Pero analizad esta situación. Aquellos nobles militares sabían que su única posibilidad de ganar títulos y propiedades eran mediante campañas militares. Pero éstas estaban muy perseguidas en Europa e incluso sancionadas por la iglesia. ¿Qué alternativa tenían? Las cruzadas.

Si alguien te pone sobre la mesa un proyecto que te asegura venderte como buen cristiano y darte la oportunidad de obtener tierras y títuloscreo que ya no hace falta decir nada más. Muchos de estos nobles “segundones” decidieron entonces abrazar la cruz y embarcarse en aventuras tanto en España como en Oriente Próximo.

EL DOMINIO DEL CRISTIANISMO

Como mencioné antes, las pugnas entre el papado y el patriarcado nunca dejaron de estar presentes. Los encontronazos a lo largo del siglo XI mostraron claramente que el cisma entre lo latino (Occidente) y lo ortodoxo (Bizancio) era ya una realidad.

Y aquí, el papado romano vio en las cruzadas una jugada maestra. Imaginad que el patriarca pide ayuda a Occidente al verse en una situación difícil en el este. El Occidente católico responde yendo en su ayuda y salva la situación. ¿Quién se lleva el prestigio? ¿Quién estaría a nivel de autoridad por encima de quien? Exacto.

El papado pensaba así que este prestigio sumado a este sentimiento de agradecimiento provocaría que Oriente se postrase religiosamente ante Occidente. El Papa de Roma sería entonces la figura máxima de todos los cristianos del mundo.

cruz cristiana católica vs cruz cristiana ortodoxa
La pugna por la autoridad del cristianismo también tuvo su peso en las cruzadas.

Autores como Steven Runciman creen que esto no fue totalmente así. Y la mejor demostración la vemos en que las malas relaciones entre ambas iglesias provocaron no pocos enfrentamientos entre los cruzados y los Bizantinos. Enfrentamientos que venían a mostrar la gran diferencia cultural que había entre ambos mundos cristianos.

ESPECULACIÓN COMERCIAL

La especulación pese a sufrirla en la actualidad, no es un mal exclusivo moderno. Durante siglos ha mostrado su poder destructor, incluso durante las cruzadas.

Cuando las invasiones musulmanas alteraron el equilibrio y el control del Mediterráneo, el comercio de los cristianos quedó muy afectado. Aunque en los siguientes siglos fue poco a poco levantando cabeza, aún le faltaba espectacularidad en cuanto a cifras. ¿Cómo reactivarlo? Algunos nobles y religiosos pensaron que si un ejército católico se enviaba a Oriente, éste necesitaría suministros y barcos. Por lo tanto, serían necesarias rutas comerciales para su abastecimiento y transporte.

Y nada hace despegar a un país como el comercio. Ante las expectativas de negocio, muchos mercaderes, sobre todo italianos, vieron con muy buenos ojos las cruzadas a Tierra Santa. Tuvieron buen tino, pues a la larga su especulación los hizo ricos y los convirtió en potencias marítimas comerciales. Véase Génova, Venecia, Pisa…

caballeros desembarcando durante las cruzadas

CRECIMIENTO POBLACIONAL

Otra razón a tener cuenta fue el gran crecimiento poblacional que hubo a partir del siglo XI. El mismo provocaría que no hubiese suficiente trabajo ni tierras disponibles para una parte de la población. Si se le daba una salida emigrando a Tierra Santa, se podría arreglar en parte la situación.

¿Y qué pasaba con los dominios y las tierras de aquellos que marchaban a las cruzadas? Podía darse el caso de que se aprovechase la situación para ser atacados. La iglesia, temiendo esto, amenazó con la excomunión a aquellos que atacasen dominios de cruzados.

Existen otras razones a considerar, pero creo que las que he incluido son las más importantes.

EL LLAMAMIENTO A LA PRIMERA CRUZADA

Llegados a este punto, toca ir a un aspecto clave; El llamamiento a la cristiandad a luchar en las cruzadas.

Y a ello se consagró el Papa romano de la época, conocido como Urbano II. Durante algunos meses fue recorriendo diversos lugares de Europa, principalmente Francia, hablando con nobles y religiosos para buscar apoyos y encontrar la mejor forma de preparar el llamamiento. Cuando creyó tenerlo todo controlado, preparó un concilio religioso en Clermont-Ferrand. Es curioso señalar que en un principio en el mismo se trataron asuntos religiosos generales. El Papa, reservaba la traca para el final, el llamamiento a la guerra santa.

Estatua de Urbano II
Estatua de Urbano II en Châtillon-sur-Marne (Francia)

Así llegamos al día 27 de noviembre de 1095. Urbano II, se situó en una plataforma elevada en una de las puertas de entrada a la ciudad, rodeándolo una muchedumbre curiosa.  Comenzó lanzando un discurso sobre las dificultades de los peregrinos en Tierra Santa y el riesgo que corría el cristianismo. Luego señaló que había que ir en ayuda de Oriente y rescatarlo del peligro que lo acechaba. Todo el mundo sin importar su condición social debía responder a la llamada e ir a la guerra para cumplir la palabra de Dios. Dios perdonaría sus pecados y les garantizaría el cielo en caso de caer y un prestigio acompañado de riquezas en caso de sobrevivir.  Y cuando su discurso tocó a su fin, entre la muchedumbre se elevó al cielo el grito de “Deus le volt” (Dios lo quiere).

B_Urban_II2
Predicación de la primera cruzada

Comenzaba de esta manera una época que duraría siglos y que llevaría a miles de personas a dejar sus vidas en los campos de una tierra llamada santa.

¡Hasta la semana que viene!

Lee otras entradas sobre las cruzadas:

BIBLIOGRAFÍA

La obra principal consultada es el libro “Historia de las cruzadas” de Sir Steven Runciman, obra que recomiendo sin lugar a dudas. Sin agobiar con detalles, el libro es claro, directo y de fácil comprensión. Además, ayuda a entender la mentalidad de los cristianos europeos de todo el periodo de las cruzadas.

portada libro historia de las cruzadas runciman

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/