Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Pretendientes Carlistas al trono espa√Īol

¬ŅREYES CARLISTAS?

√ćndice

    entrada pretendientes carlistas Espa√Īa

    Bienvenidos una semana m√°s al blog. En esta ocasi√≥n recorremos un pedazo de nuestra historia que no suele explicarse correctamente. Y es que el carlismo flota en una nebulosa hist√≥rica del que se suelen conocer algunos pretendientes y que hubo varias guerras carlistas. M√°s all√° de eso, el asunto se envuelve en una nebulosa. Hoy, para poner fin a eso vamos a hacer un recorrido por todos aquellos pretendientes carlistas al trono espa√Īol. Daremos pinceladas sobre la vida de cada uno y veremos las escisiones y divisiones internas. Escisiones que por supuesto hubo. Este es un resumen de aquellos puntos que vamos a tratar:

    • La ley s√°lica y la pragm√°tica sanci√≥n
    • Fernando VII y su sucesi√≥n
    • Isabel II vs Carlos Mar√≠a Isidro
    • Pretendientes carlistas hasta la actualidad
    • Escisiones y otros pretendientes
    • Infograf√≠a sobre la cronolog√≠a de los pretendientes carlistas
    • Infograf√≠a sobre la cronolog√≠a de los reyes de Espa√Īa desde el siglo XIX

    LA LEY S√ĀLICA VS LA PRAGM√ĀTICA SANCI√ďN

    Antes de meternos con los carlistas, es importante que empecemos hablando de estos términos.

    La ley sálica, se la debemos a los francos salios, un pueblo germánico que habitó en el noroeste de Alemania. En el siglo V d.C., compilaron una serie de leyes, de las cuales nos interesa la relativa a la sucesión monárquica. La misma, prohíbe a una mujer heredar el trono, recayendo esta tarea siempre en un varón.

    En 1713, Felipe V, primer rey Borb√≥n espa√Īol, introdujo en Espa√Īa una variante, la conocida como ley semis√°lica. Seg√ļn la misma, no se proh√≠be el reinado de las mujeres, pero siempre se antepone un var√≥n a ellas. Es decir, si hay un var√≥n disponible, reinar√° antes que una mujer, pese a que su relaci√≥n con el rey sea m√°s directa. Por ejemplo, un sobrino del rey gobernar√≠a antes que una de sus hermanas en el caso de no haber tenido descendencia.

    Felipe V Espa√Īa
    Felipe V, primera monarca de la dinast√≠a de los borbones en Espa√Īa. Introdujo una versi√≥n de la Ley S√°lica, conocida como semis√°lica o Agnaticia.

    La siguiente invitada es la pragm√°tica sanci√≥n, la cual tiene una historia mucho m√°s larga. Se trata de una serie de leyes que afectan a diversos aspectos fundamentales del estado, entre ellas la regulaci√≥n de la sucesi√≥n din√°stica. La que nos interesa hoy, surge en 1789 bajo reinado de Carlos IV. El monarca anular√≠a la ley 1713, volviendo a la ley medieval de las 7 partidas, pero no lo har√≠a p√ļblico por diversas razones. Seg√ļn el nuevo escenario de la pragm√°tica sanci√≥n, las mujeres pod√≠an reinar si no hab√≠a hermanos varones. Y adem√°s, se les daba prioridad respecto a parentescos m√°s lejanos. As√≠, una hija del rey ten√≠a prioridad antes que un sobrino de √©ste.

    FERNANDO VII Y LA PRAGM√ĀTICA SANCI√ďN

    Fernando VII, hijo de Carlos IV, hizo p√ļblica la pragm√°tica sanci√≥n de su padre en 1830. En ese mismo a√Īo nacer√≠a una hija suya, la que posteriormente ser√≠a conocida como Isabel II. Hasta ese momento, al no tener descendencia el Fernando, la sucesi√≥n reca√≠a en su hermano Carlos Mar√≠a Isidro. Pero en el nuevo escenario de la pragm√°tica, el trono lo heredar√≠a Isabel, su hija.

    Y aqu√≠ comenz√≥ la pugna sucesoria. Los partidarios de Carlos Mar√≠a Isidro se movilizaron y presionaron para la vuelta a la situaci√≥n anterior. Lo conseguir√≠an en parte, anulando Fernando VII la pragm√°tica temporalmente. Pero al final, volvi√≥ a sancionarla y a su muerte, acaecida en 1833, los derechos sucesorios al trono correspond√≠an a Isabel II. Isabel contaba con casi 3 a√Īos, por lo que la regencia recay√≥ en su madre, Mar√≠a Cristina de Borb√≥n-Dos Sicilias.

    Isabel II y María Cristina
    La futura reina de Espa√Īa, Isabel II y su madre Mar√≠a Cristina. La madre har√≠a de regente hasta la mayor√≠a de edad de Isabel.

    Carlos Mar√≠a Isidro y sus partidarios no aceptar√≠an esta situaci√≥n y comenzar√≠a en Espa√Īa un episodio atroz, las guerras carlistas. Y llegados a este punto, pasemos por fin a dar unas pinceladas sobre todos los pretendientes carlistas al trono espa√Īol.

    PRETENDIENTES CARLISTAS EN EL SIGLO XIX

    CARLOS MAR√ćA DE ISIDRO DE BORB√ďN (1833-1845)

    El primer pretendiente, Carlos V seg√ļn los carlistas, era hermano de Fernando VII y t√≠o de Isabel II. Se sent√≠a muy perjudicado por la pragm√°tica sanci√≥n y en torno a √©l se englobaron diversos sectores sociales, generalmente reaccionarios.

    Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, estall√≥ la primera guerra carlista, un conflicto atroz de la historia de Espa√Īa. T√≠o versus sobrina, o cu√Īada, ya que era ella la que ejerc√≠a la regencia. Espa√Īa se dividi√≥ en dos bandos, un adelanto de lo que pasar√≠a tiempo despu√©s.

    Pero la guerra no fue bien para los carlistas. Tras casi 6 a√Īos de conflicto, se sella la paz mediante el convenio o abrazo de Vergara, aunque el conflicto dur√≥ un poco m√°s en algunas zonas. Era una victoria de los partidarios de Isabel II. Muchos carlistas, descontentos con el acuerdo marchar√≠an al exilio, incluido Carlos V.

    En el exilio intentaría realizar diversas gestiones políticas, siendo la principal una proposición para unir ambas ramas dinásticas. Se buscaba así la reconciliación y Carlos V acabó aceptando, abdicando para ello en la figura de su hijo, siguiente pretendiente carlista. Decir que Carlos fallecería en Trieste en 1855, siendo sus restos enterrados en la catedral de esta ciudad.

    Carlos Maria Isidro carlista
    El primer pretendiente carlista al trono espa√Īol, Carlos Mar√≠a Isidro, conocido por sus partidarios como Carlos V.

    CARLOS LUIS DE BORB√ďN Y BRAGANZA (1845-1860)

    Carlos Luis, o Carlos VI para los carlistas, era hijo de Carlos V. El acuerdo de reconciliaci√≥n que acabamos de mencionar part√≠a de la base de casar a Carlos VI con Do√Īa Isabel de Borb√≥n. Esta Isabel es la hija de Fernando VII, Isabel II, su prima hermana.

    Pero por diversas razones, el matrimonio no se lleva a cabo y los carlistas se sienten enga√Īados. Carlos VI se dedicar√≠a a diversas acciones pol√≠ticas, como la fijaci√≥n de la doctrina primaria carlista y reanudaci√≥n de la guerra civil. Para ello, contar√≠a con el apoyo de algunas partidas de Catalu√Īa, teniendo lugar varias insurrecciones a partir de 1846. Estos sucesos tendr√≠an su c√©nit en 1848, con un levantamiento militar y el intento de entrada de Carlos VI en Espa√Īa, fracasando.

    Pero este conflicto, al que algunos llaman segunda guerra carlista o guerra ‚Äúdel matiners‚ÄĚ, no se generaliz√≥. Pero Carlos, lejos de aceptar su derrota seguir√≠a intent√°ndolo. En 1860 habr√≠a un nuevo pronunciamiento, fracasando de nuevo. Finalmente, se exiliar√≠a a Trieste falleciendo en 1861.

    Carlos VI pretendiente carlista
    Carlos Luis, Carlos VI, segundo pretendiente carlista al trono espa√Īol.

    JUAN CARLOS DE BORB√ďN Y BRAGANZA (1860-1868)

    Carlos VI fallecería sin descendencia directa, sucediéndole su hermano Juan Carlos, que sería conocido como Juan III. Juan era de tendencia liberal y en ocasiones cercano a grupos proclives a Isabel II, lo que le granjeó problemas dentro del carlismo. Los choques principales tuvieron lugar con el carlismo más intransigente, encabezado por María Teresa de Braganza, viuda de Carlos V.

    Para entender bien estos choques, hay que mirar a un pacto carlista conocido como el de Dinast√≠a-Pueblo. Seg√ļn el mismo, se obliga al monarca a aceptar la l√≠nea ideol√≥gica que le viene de la base carlista. Como os pod√©is imaginar Juan III chocar√≠a con ella y la misma lo acabar√≠a destituyendo en 1868 tras la revoluci√≥n gloriosa. Esto provocar√≠a nuevas tiranteces, pero finalmente, Juan III acabar√≠a abdicando sus derechos en su hijo Carlos Mar√≠a en el mismo 1868.

    Por dar más datos de su vida, apoyaría a su hijo en la tercera guerra carlista e incluso se convertiría en pretendiente legitimista al trono francés en 1883. Finalmente se retiraría a Reino Unido falleciendo en 1887 y siendo sus restos mortales enterrados en la catedral de Trieste.

    Juan III pretendiente carlista
    Juan Carlos, Juan III, el tercer pretendiente carlista al trono espa√Īol.

    CARLOS MAR√ćA DE BORB√ďN Y AUSTRIA-ESTE (1868-1909)

    Carlos Mar√≠a, Carlos VII para los carlistas, ser√≠a el rey m√°s pol√≠tico del carlismo. En un primer momento, buscar√≠a la inclusi√≥n del carlismo por la v√≠a electoral, cre√°ndose una primera comuni√≥n tradicionalista. Incluso se cuenta que se¬† son√≥ como candidato a ocupar el trono espa√Īol tras la expulsi√≥n de Isabel II, aunque no s√© si se trata de una exageraci√≥n alimentada por sus partidarios.

    Tras varios a√Īos en el parlamento, los carlistas lo abandonan en 1872 al se√Īalar que hab√≠a habido pucherazo en las elecciones senatoriales. Junto a otros aspectos, acabar√≠an abandonando la v√≠a parlamentaria para volver a la lucha armada.¬†Carlos VII, desde su residencia en Ginebra, acaudillar√≠a este movimiento. Dar√≠a incluso la orden de insurrecci√≥n, inici√°ndose la tercera guerra carlista. En esta nueva guerra carlista, conseguir√≠a el apoyo de diversas facciones, pero acabar√≠a fracasando al igual que sus antecesores. Quedaban as√≠ los carlistas exhaustos y sin mucha habilidad de maniobra.

    Pero el pretendiente ni mucho menos se detuvo e incluso volvió a haber acercamientos. En uno de ellos, Carlos recibiría una proposición para casar al hijo de Isabel II, Alfonso XII, con su hija Blanca. Se hubiesen así reunificado ambas dinastías, pero los carlistas rechazaron el acuerdo.

    Carlos sab√≠a que una insurrecci√≥n era harto complicada, por lo que volvi√≥ a la v√≠a pol√≠tica. Pero su idea de actualizar los principios carlistas y su doctrina social provocar√≠a varias escisiones en su seno. Esto provocar√≠a que al inicio del siglo XX, la situaci√≥n del Partido Carlista no era nada halag√ľe√Īa. Carlos maniobrar√≠a buscando nuevos apoyos, encontrando muchos dentro de los regionalistas y nacionalistas catalanes.

    Finalmente, fallecería en Italia en 1909, siendo también enterrado en Trieste. Le sucedería su hijo Jaime.

    Carlos VII pretendiente carlista
    Carlos Mar√≠a, Carlos VII, cuarto pretendiente carlista al trono espa√Īol.

    PRETENDIENTES CARLISTAS EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX

    JAIME P√ćO DE BORB√ďN Y BORB√ďN-PALMA (1909-1931)

    Comencemos hablando del n√ļmero de este rey. Ser√≠a conocido como Jaime I de Espa√Īa, o Jaime III seg√ļn la numerolog√≠a de los reyes de Arag√≥n. He de se√Īalar que es m√°s conocido de la segunda manera que de la primera.

    Jaime sería un monarca muy distinto a los anteriores. De mentalidad progresista, basaría su línea política en los sectores obreros y juveniles del carlismo. Incluso se llegaría a autodenominar como socialista. Esto provocaría que algunos sectores internos lo tildasen de desviacionista.

    Pasemos a ver los tres periodos principales de su reinado y su pol√≠tica, conocidos como ‚Äújaimismo‚ÄĚ. La primera, de 1909 a 1914, fue una √©poca tranquila sin muchos problemas. Jaime aprovechar√≠a para analizar el pensamiento base del carlismo y tambi√©n realizar algunos retoques. Hay que se√Īalar que pese a esto, no dudar√≠a en apoyar la creaci√≥n de milicias conocidas como requet√©s, muy sonadas durante la guerra civil espa√Īola.

    El segundo periodo, entre 1914 y 1919, se caracterizó por sus acciones durante la primera guerra mundial. Jaime III era de tendencia aliadófila, lo que no le ayudaba residiendo en Austria. Esto le alejaría del carlismo y provocaría una escisión, a la cabeza de la cual se situaba Juan Vázquez de Mella. Los mellistas, partidarios de Vázquez de Mella, eran en cambio proclives a luchar junto a las potencias centrales. Pero la base carlista permanecería fiel a Jaime.

    El tercer periodo del jaimismo fue sin duda el más conflictivo y abarcó entre 1919 y 1931. Surgirían pugnas con los mellistas y lanzaría un manifiesto en contra de la dictadura de Primo de Rivera. Esto provocaría la represión por parte de la dictadura de activos carlistas.

    En 1931, tras la proclamaci√≥n de la segunda rep√ļblica, Jaime III hace un llamamiento a los carlistas para respetarla y no oponerse a ella. En ese mismo a√Īo, en septiembre, le visitar√≠a Alfonso XIII con el fin de buscar una reconciliaci√≥n entre ambas casas. Para su desgracia, Jaime fallecer√≠a poco despu√©s, no logr√°ndose ning√ļn acuerdo.

    Jaime III pretendiente carlista
    Jaime P√≠o de Borb√≥n, Jaime III, quinto pretendiente carlista al trono espa√Īol.

    ALFONSO CARLOS DE BORB√ďN Y AUSTRIA-ESTE (1931-1936)

    Jaime III no dej√≥ descendencia y seg√ļn la sucesi√≥n carlista, el trono reca√≠a en su t√≠o Alfonso Carlos, hermano de Carlos VII. Este pretendiente ser√° conocido como Alfonso Carlos I. Al heredar los derechos, contaba con 82 a√Īos y ning√ļn descendiente var√≥n, lo que no le hac√≠a ser una opci√≥n de futuro.

    Su llegada al poder provocar√≠a un retorno a los esquemas m√°s reaccionarios del carlismo. En ella se ver√≠a beneficiada la comuni√≥n tradicionalista, partido del carlismo que hab√≠a sido refundado en 1931 con la uni√≥n de mellistas e integristas. Consecuencia de ello, sumado a otros condicionantes, provocar√≠a el cambio de posici√≥n del carlismo respecto a la rep√ļblica. Los mismos fomentar√≠an la creaci√≥n de milicias y conspirar√≠an para derribarla, participando Alfonso Carlos I en las gestiones.

    Curiosamente, el siguiente en sucederle dentro del carlismo era Alfonso XIII. Es por esto que antes de que eso ocurriera, decidió designar a su sobrino Francisco Javier como regente del carlismo.

    Pero poco más pudo hacer. Alfonso Carlos fallecería en el mismo 1936 en Austria, siendo enterrado en suelo austriaco. Se acababa así la línea de sucesión principal carlista, aquella que procedía de Carlos María Isidro.

    Alfonso Carlos pretendiente carlista.
    Alfonso Carlos I, sexto pretendiente carlista al trono espa√Īol. Ser√≠a el √ļltimo de la rama principal iniciada por Carlos Mar√≠a Isidro. Fotograf√≠a de joven.

    REGENCIA CARLISTA (1936-1952)

    Como acabamos de ver, Francisco Javier de Borbón-Palma y Braganza, sobrino de Alfonso Carlos I, había sido designado regente en 1936. Pese a fallecer su tío meses más tarde, no sería elegido pretendiente carlista inmediatamente.

    Francisco Javier apoyar√≠a igualmente las gestiones carlistas para sublevarse contra la rep√ļblica, dando como resultado la guerra civil espa√Īola. En la misma, los carlistas tendr√≠an m√°s de un roce con Franco y los sublevados, saliendo esquilados de ello. El choque m√°s llamativo vino cuando Franco unific√≥ todos los partidos pol√≠ticos en uno solo, dejando a los carlistas con un mero papel subordinado.

    Con el fin de buscar una soluci√≥n, Francisco Javier lleg√≥ a reunirse con Franco, mostrando su desacuerdo con √©ste. Franco lo acabar√≠a expulsado de la zona sublevada, buscando exiliarse en Portugal. Desde all√≠ intentar√≠a seguir actuando a favor del carlismo, aunque no pudo evitar la p√©rdida de influencia del mismo. Con el fin de buscar una soluci√≥n intentar√≠a varias acciones, siendo la principal en 1941. En ese a√Īo present√≥ un manifiesto a favor de una transici√≥n de dictadura militar a monarqu√≠a tradicional, previo paso a una monarqu√≠a parlamentaria. Poco caso le hicieron.

    En Francia, su apoyo a la resistencia francesa le llev√≥ a ser detenido por los nazis y ser internado en el campo de concentraci√≥n de Dachau. Sobrevivir√≠a, y tras ello, intentar√≠a reconstruir pol√≠ticamente al carlismo. Poco √©xito tendr√≠a. Llegar√≠a incluso a entrar clandestinamente en Espa√Īa, siendo detenido y expulsado.

    Finalmente, en 1952, los carlistas lo reconocerían como sucesor legítimo y jefe carlista, dando fin a la regencia y comenzando el período como Javier I.

    Alfonso Carlos y Javier pretendientes carlistas
    Alfonso Carlos I y Francisco Javier. El primero, nombraría como regente del carlismo al segundo. By Source, Fair use, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=60189436

    PRETENDIENTES CARLISTAS OFICIALES DESDE LOS A√ĎOS 50

    FRANCISCO JAVIER DE BORB√ďN-PALMA Y BRAGANZA (1952-1975)

    Tras ser elegido sucesor, Javier I seguir√≠a intentado hacer valer sus derechos a la corona espa√Īola. Regresar√≠a a Espa√Īa y lo volver√≠an a expulsar.

    El pretendiente intentar√≠a revitalizar el carlismo y tendr√≠a que hacer frente a una facci√≥n disidente, los estoriles, la cual acab√≥ apoyando a Juan de Borb√≥n, padre del futuro Juan Carlos I. Javier intentar√≠a hacerle frente presentando a su hijo Carlos Hugo como pr√≠ncipe carlista. Ser√≠a aceptado y se dedicar√≠a a pulular por Espa√Īa en diversos actos, hasta ser expulsado por Franco en 1968. Esto provocar√≠a protestas y altercados.

    El siguiente hito importante lo encontramos cuando Franco designa a Juan Carlos como sucesor suyo. Los carlistas protestarían, pero nada podrían hacer. Pese a tener adeptos en el país, no cuentan con suficientes apoyos.

    En 1972, Javier sufre un grave accidente automovilístico que lo deja fuera de juego. A partir de ese momento, su hijo de hace cargo de la dirección del Carlismo, pese a que su padre no abdicaría en él hasta 1975. Javier I, nunca recuperado del todo de su accidente, fallecería en Suiza en 1977, siendo enterrado en Francia.

    Francisco Javier pretendiente carlista
    Francisco Javier de Borbón-Palma, designado regente carlista entre 1936 y 1952. By Source (WP:NFCC#4), Fair use, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=35115839

    CARLOS HUGO DE BORB√ďN-PARMA Y BOURBON-BUSSET (1975-2010)

    Carlos Hugo, conocido como Carlos Hugo I, no era alguien desconocido en el carlismo. Como acabamos de ver, su padre lo había ido presentando en el país con el fin de hacer frente a escisiones y aglutinar el carlismo en su persona.

    Carlos Hugo era ideológicamente distinto a su padre. Buscó una renovación del carlismo, acercándolo a unas tesis socialistas autogestionarias e incluso cercano en algunos aspectos al marxismo. Esto como os podéis imaginar, chocó frontalmente con los sectores más reaccionarios del carlismo. Pero la cosa fue más allá cuando estos sectores se aglutinaron alrededor de su hermano Sixto, el cual se proclamó pretendiente. Hay que decir que las pugnas entre ellos provocarían la ruptura familiar y la desmembración del carlismo durante la transición.

    Tras su fracaso electoral en 1979, se desvinculó de la política, aunque volvería al entorno carlista más izquierdista más tarde. Fallecería en 2010, siendo enterrado en Parma, Italia.

    Carlos Hugo I pretendiente carlista
    Carlos Hugo I, pretendiente carlista a partir de la transición.

    CARLOS JAVIER DE BORB√ďN-PARMA (2010-ACTUALIDAD)

    Llegamos as√≠ al √ļltimo pretendiente carlista si no tenemos en cuenta a Sixto. Carlos Javier I, nombre por el que es conocido, heredar√≠a de su padre Carlos Hugo la pretensi√≥n carlista. Naci√≥ en Holanda y es tambi√©n considerado como un miembro de la familia real holandesa.

    A nivel ideol√≥gico, ha asumido las tesis socialistas autogestionarias de su padre y se ha mostrado proclive a un modelo federalista en Espa√Īa.

    Por √ļltimo, hay que se√Īalar que se considera como heredero leg√≠timo carlista, aunque ha se√Īalado que no est√° en su mente buscar un pleito din√°stico. L√≥gicamente, su pretensi√≥n no es reconocida por su t√≠o Sixto y sus seguidores. Tambi√©n algunos carlistas que segu√≠an a su padre no lo han reconocido oficialmente.

    Carlos Javier I pretendiente carlista
    Carlos Javier I, uno de los dos pretendientes carlistas en la actualidad. De User:Rapallo80 – File:Viktoria_Cservenyak_e_il_principe_Carlo_Saverio_di_Borbone-Parma.jpg, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64970730

    OTROS PRETENDIENTES CARLISTAS

    Y llegados a este punto, no me gustar√≠a cerrar la entrada sin dedicar un espacio a otros pretendientes carlistas. Los principales surgir√≠an a partir de los a√Īos 40, una vez fallecido Alfonso Carlos I. Al extinguirse la rama directa del carlismo, se favorecer√≠a el surgimiento de otras.

    LOS CARLOCTAVISTAS

    El origen de esta rama lo encontramos en el pretendiente Jaime III. Al morir sin descendencia, el trono lo hab√≠a heredado su t√≠o Alfonso Carlos I y tras √©ste vendr√≠a la regencia de Francisco Javier. Seg√ļn los seguidores de Jaime,¬† la sucesi√≥n deb√≠a de haber reca√≠do en uno de sus sobrinos, hijo de su hermana Blanca.

    Hablamos de Carlos Pío de Habsburgo y Borbón quien permaneció en un segundo plano hasta 1943. Y aquí tenemos que analizar la situación política del momento. Franco, intuyendo que los nazis acabarán perdiendo la guerra, decide maniobrar para intentar desligarse de su apoyo a Hitler. A la par, los monárquicos le presionan para que vuelva a instaurar una monarquía. Y cuando digo monárquicos hablo tanto de alfonsinos, en la figura de Juan de Borbón, como carlistas, con Francisco Javier (futuro Javier I).

    Franco, ayudado por sectores falangistas muy moldeados, decide dar autoridad a otro candidato carlista para dividir las peticiones monárquicas. La táctica era simple y le fue efectiva. Se basó en enfrentar a unos con otros para debilitar tanto al carlismo como a los juanistas.

    Y de este modo, en 1943 Carlos Pío (Carlos VIII), reclamó los derechos sucesorios carlistas en un comunicado. Sus seguidores, conocidos como carlooctavistas u octavistas, se escindirían del carlismo principal y se situaron cerca del régimen franquista. Pero como acabo de decir, no había voluntad de que realmente gobernasen y fueron utilizados.

    En 1953 fallecería Carlos Pío, entrando esta rama en decadencia. Dos de sus hermanos seguirían reclamando los derechos, Antonio María (como Carlos IX) y Francisco José (como Francisco José I). Pero ninguno consiguió nada. Esta rama iría decayendo y provocaría que la mayoría de los carlooctavistas pasasen a reconocer a Javier I, el candidato oficial.

    Carlos VIII pretendiente carlista
    Carlos Pío, conocido como Carlos VIII, fue un pretendiente carlista que los franquistas promocionaron para hacer de contrapeso contra los otros monárquicos. https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=43376409

    LOS SIVATISTAS

    Esta escisi√≥n fue tan curiosa como poco representativa. Parti√≥ de la base de un enfrentamiento entre Fal Conde, cabeza pol√≠tica del carlismo con Mauricio de Sivatte. Mauricio era el jefe regional del carlismo en Catalu√Īa. La pelea acabar√≠a con la destituci√≥n de Mauricio, algo que no reconoci√≥ la junta catalana. A partir de ese momento comenzar√≠a a distanciarse del carlismo principal.

    Los sivatistas, por el apellido de Mauricio, fueron poco a poco alej√°ndose de la figura de Javier I y en 1958 crear√≠an la Regencia Nacional y Carlista de Estella (RENACE). Se trataba de una organizaci√≥n pol√≠tica tradicionalista y en algunos aspectos contraria al franquismo. Tendr√≠a cierto peso en Catalu√Īa pero el experimento no durar√≠a. La falta de un candidato claro y el poco √©xito obtenido provocar√≠a que muchos sivatistas volviesen a reconocer a Javier I a mediados de los a√Īos 60.

    Mauricio de Sivatte
    Mauricio de Sivatte, quien tras sus choques con Fal Conde se escindiría creando una regencia paralela del carlismo. De Rafaelramdeviu РTrabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=46595191

    LOS ESTORILOS Y JUAN DE BORB√ďN Y BATTENBERG

    El siguiente candidato es muy curioso. Se trata del abuelo del actual monarca, Felipe VI. Juan intent√≥ gobernar en Espa√Īa, pero diversos choques con Franco se lo impidieron. Al final ambos acordaron que ser√≠a su hijo, Juan Carlos, quien gobernar√≠a a la muerte del dictador.

    Como vimos, Alfonso Carlos I nombró regente a su sobrino Francisco Javier evitando así que los derechos dinásticos acabasen en Alfonso XIII. Juan, como hijo de Alfonso XIII, tendría en principio derecho a heredarlos.

    Si bien las dos ramas segu√≠an enfrentadas, algunos carlistas se fueron poco a poco acercando a Juan. Aqu√≠ destaca un sector del carlismo que hab√≠a aceptado integrarse dentro del movimiento nacional franquista, siendo su figura m√°s destacada el Conde de Rodezno. Este sector reconocer√≠a a Juan de Borb√≥n como heredero de ambas ramas borb√≥nicas en 1946 en Estoril (Portugal). Por el lugar del acto, a esta rama se la conocer√≠a como ‚ÄúLos Estorilos‚ÄĚ. Su opci√≥n no cambi√≥ cuando el carlismo reconoci√≥ a Francisco Javier como Javier I ni cuando este present√≥ a su hijo Carlos Hugo. Seguir√≠an apoyando a Juan y la mayor√≠a de ellos acabar√≠an reconociendo a Juan Carlos I tras fallecer Franco.

    En definitiva, pese a ser una escisión del carlismo oficial, se trató más de una reunificación dinástica en la figura de Juan.

    Juan de Borbón
    Juan de Borbón, abuelo del actual monarca Felipe VI. Algunos carlistas lo reconocerían como monarca, buscando así la reunificación de ambas ramas borbónicas. De Fotograaf Onbekend / Anefo. Copyright holder: Nationaal Archief РNationaal Archief, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=57768704

    SIXTO ENRIQUE DE BORB√ďN-PARMA (REGENTE DESDE 1977)

    Y llegamos al √ļltimo y actual pretendiente escindido. Como vimos, la ideolog√≠a socialista autogestionaria alej√≥ a muchos carlistas de Carlos Hugo. Los mismos se englobar√≠an en su hermano Sixto, quien a su vez se proclam√≥ regente leg√≠timo. Comenz√≥ as√≠ una regencia y una pugna que acabar√≠a desgarrando la unidad familiar. Algunos conocen a Sixto Enrique como Enrique V.

    Sixto reside en Francia y se le ha visto en diversos actos relacionados con el carlismo más tradicionalista. También, ha participado en algunos actos de la extrema derecha europea.

    sixto de borbon carlista
    Sixto de Borbón, uno de los dos pretendientes carlistas que existen en la actualidad. De P. de Beira РTrabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58620783

    CONCLUSI√ďN

    El carlismo actual, muy minoritario, está principalmente dividido en la figura de Carlos Javier y de Sixto. Cada uno tiene su orientación ideológica y sus seguidores, pero eso no quita que el carlismo no sea ni una sombra de lo que llegó a ser.

    Pero aparte de esto, el carlismo es un movimiento tan curioso como generalmente mal explicado. Fue mucho m√°s complejo de lo que a simple vista puede parecer y ha sufrido muchos cambios. Lo m√°s llamativo de su desconocimiento son las pugnas internas y escisiones que tuvieron y tienen lugar en su seno. Y es que el carlismo, al igual que otras organizaciones, no fue ajeno a la compleja historia de Espa√Īa de los siglos XIX y XX.

    Espero haber arrojado algo más de luz al respecto y que os haya despertado el gusanillo para seguir investigando. ¡Nos vemos la semana que viene!

    Lee otras entradas sobre la historia de Espa√Īa

    BONUS:

    Con el fin de hacer m√°s visual la entrada, os dejo con dos infograf√≠as con la cronolog√≠a de los pretendientes carlistas y de los reyes de Espa√Īa del mismo periodo. ¬°Qu√© las disfrut√©is!

    cronologia pretendientes carlistas

    cronologia reyes espa√Īa desde siglo xix

    BIBLIOGRAF√ćA

    SI HAS LLEGADO HASTA AQU√ć, ¬°SUSCR√ćBETE!

    ¬ŅTe ha gustado el contenido? ¬ŅTe gustar√≠a estar al tanto de todas las novedades del blog? ¬°No lo dudes y suscr√≠bete!

    Imagen con botón de sucríbete

    Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). En la Política de Privacidad del blog tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del presente formulario de contacto.

    Entradas relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Comentarios (4)

    DON CARLOS JAVIER DE BORB√ďN
    Hay un error. Don Carlos Javier de Borb√≥n, actual Jefe de la Casa de Borb√≥n-Parma, y reclamante, por tanto, del trono de Espa√Īa, defiende una monarqu√≠a federal, de car√°cter pactado y de base cristiana. Adem√°s, reclama una mayor participaci√≥n de la sociedad en los asuntos p√ļblicos (autogesti√≥n) y la aplicaci√≥n del principio de subsidiariedad. Le preocupan mucho, adem√°s, las cuestiones medioambientales y sociales As√≠ lo acreditan los distintos manifiestos que se han publicado en su nombre. Como digo, A Don Carlos le preocupan much√≠simo los temas sociales y la distribuci√≥n justa de la riqueza, pero JAM√ĀS se ha declarado ‘socialista’, y a la luz de sus manifiestos dudo totalmente que lo haga.

    Responder

    Buenas,
    Gracias por el comentario, la educaci√≥n y la explicaci√≥n. En la informaci√≥n consultada y que acabo de revisar, concretamente la p√°gina de Carlos Javier en la web espacio carlista, habla de que: ¬ęPara el libro Breve Historia del Carlismo de Josep Carles Clemente, publicado en el a√Īo 2001, escribi√≥ un pr√≥logo en el cual asum√≠a y reivindicaba la evoluci√≥n ideol√≥gica del Partido Carlista hacia el socialismo autogestionario, impulsada por sus bases militantes en el marco de la lucha antifascista por las libertades democr√°ticas.¬Ľ Cuando uso el t√©rmino socialista, no lo ni mucho menos con el PSOE. Tampoco se√Īalo que sea radical en su postura. Carlos Hugo asumi√≥ parte de la tesis socialista autogestionaria, o m√°s bien hizo una interpretaci√≥n de ella adapt√°ndola a la situaci√≥n espa√Īola. Su hijo, si bien por lo que me cuentas se aleja un poco del padre, s√≠ que sigue estando presente en su discurso algunos aspectos te√≥ricos autogestionarios. Un abrazo.

    Responder

    Agradezco su esfuerzo para dar a conocer este tema tan desconocido, pero si emplea usted las peregrinas teor√≠as del autor Josep Carles Clemente, contribuye a aumentar esa confusi√≥n y ¬ęnebulosa¬Ľ sobre la historia del carlismo de la que usted mismo se queja. Estudie, por ejemplo. por qu√© los carlistas rechazaron a ¬ęJuan III¬Ľ. Se llama legitimidad de ejercicio y no tiene mada que ver con el hecho de que tenga que aceptar la ¬ęl√≠nea ideol√≥gica¬Ľ de las bases, sino todo lo contrario. El carlismo nace como oposici√≥n al principio liberal de soberan√≠a popular, por eso la monarqu√≠a que defiende no es la constitucional y parlamentaria, sino la tradicional cat√≥lica que reconoce a Dios como legislador supremo.

    Responder

    Gracias por el comentario y la puntualización.

    Responder
    Configuración de Cookies