Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Las dos Andalucías

Hace algún tiempo tropecé por casualidad con un vídeo que hablaba sobre algo que nunca había escuchado. Se trataba sobre la división de Andalucía en dos mitades. Al principio pensé que se trataba de algo antiguo, sin ninguna significación actual (salvo que fuese alguna clase de nacionalismo barato) por lo que no le hice mucho más caso, hasta que una vez caminando por la calle me entregaron un papel que apoyaba la escisión de las provincias más orientales de Andalucía (Granada, Jaén y Almería) del resto de la comunidad autónoma andaluza.

Bandera-y-escudo-Andalucia-Oriental
Bandera propuesta para Andalucía Oriental

Se trataba por tanto de establecer una nueva comunidad autónoma, llamada Andalucía oriental, teniendo por bandera la que pongo aquí a la derecha. La cuestión es que entre las razones que el folleto argumentaba quiero destacar dos:

La primera establecía que estas provincias estaban siendo robadas por la administración autonómica central situada en la capital de Andalucía, Sevilla. Esto no es algo nuevo, pues la rivalidad y la pugna entre sevillanos y el resto de Andalucía es bien conocida y está muy latente en la sociedad andaluza. Pero analicemos este “robo”, que era argumentado por un lado señalando que muchos de los ingresos obtenidos en estas provincias eran enviados a las arcas centrales de la comunidad autónoma y no eran bien reinvertidos en estas mismas provincias, con lo cual se producía un abandono. Al mismo tiempo criticaba el reparto general del presupuesto andaluz al que consideraba muy centralista y que sólo atendía a las necesidades de Sevilla y sus alrededores.

En algunos aspectos comparto la opinión con el folleto, aunque entiendo que muchos sevillanos argumentarán que se puede observar envidia en mis palabras, y evidentemente tienen parte de razón,  ya que como a muchos me gustaría que mi provincia tuviera más peso en Andalucía. Un argumento muy utilizado de respuesta por parte de ellos (y no sin falta de razón de nuevo) es que el invertir o dedicar un presupuesto va en función de la producción de la provincia y que si se produce menos o hay menos resultados, lógicamente debería de invertirse menos en ella. Este argumento aunque tiene una base cierta, alberga un problema: Esta situación crea un atraso crónico, que ya de por sí es bastante latente en Andalucía respecto a otras regiones españolas. Resumiendo, personalmente creo que podría realizarse un reparto más justo.

La otra razón que explicaba el folleto, era histórica. ¿Dos Andalucías en el pasado? Nunca me habían dicho nada de eso, hasta que indagando encontré el vídeo que añado al final del post y que recomiendo su visionado, al menos desde el punto de vista de aprender curiosidades históricas, y no como adoctrinamiento político. Como adelanto diré que no era mentira lo de las dos Andalucías, pues hasta el primer tercio del siglo XX existían dos regiones independientes llamadas Andalucía Occidental y Andalucía Oriental (germen del antiguo Reino de Granada). Por cierto como curiosidad extra, en el escudo de la nación española, de todos los símbolos con significación territorial que aparecen, el único que no la tiene es la granada que hay en su parte inferior y que se refiere al Reino de Granada.

escudo España
Escudo actual de España

Tras el visionado del vídeo muchos podréis preguntaros por qué no menciono a la provincia de Málaga. Simplemente decir que Málaga estaba incluida en la región de Andalucía Oriental, pero actualmente no se incluye dentro del movimiento político mencionado al principio del post (al menos no cuenta con el apoyo suficiente y su inclusión o no varía con la fuente consultada).

Para finalizar me gustaría señalar que no comparto la idea de la creación de una nueva comunidad autónoma, pues la experiencia ha demostrado que en la mayoría de casos las administraciones autonómicas han sido pozos sin fondo, nidos de corrupción y actualmente presentan unos niveles de deuda que son una lacra para el estado (a pesar de estas palabras valoro algunas de las medidas hechas por la Junta de Andalucía en el pasado referidas a educación y sanidad). Tampoco soy partidario de un modelo muy centralista, aunque entiendo que debe de haber un centralismo suficiente para evitar el desmadre autonómico que acecha a esta nuestra nación.

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). En la Política de Privacidad del blog tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del presente formulario de contacto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (0)

«…debe de haber un centralismo suficiente para evitar el desmadre autonómico que acecha a nuestra nación.»
Sin comentarios.

Responder

Pues eso, si no lo comentas tú, ahí queda 😉

Responder

Me suena a catequesis Upeidera, con todos los respetos, ya que da a entender que el «desmadre autonómico» es el peor problema que tiene nuestro país (junto con los coches oficiales, que bueno, no son el objeto del post), pero los árboles no nos dejan ver el bosque, parece. El mensaje de fondo es «hay que desmarcarse del modelo establecido, pero no demasiado, vayamos a pollas». En definitiva, na de na jeje

Responder

No es catequesis partidista, pues te puedo asegurar que ningún partido político de España me satisface como para seguirlo y apoyarlo. Simplemente no comulgo con algunas cosas del sistema autónomico español como por ejemplo que el estado deje muchos servicios en manos de las administraciones autonómicas y se olvide de ellos, dejando al control de la calidad a las comunidades muy influenciadas por el signo político que las gobierna. Y sobre el tema de los nacionalismos, soy de la opinión de que a la larga, y con el tipo de nacionalismo actual (muy mediático, politizado y alejado en muchos caso de la defensa real de una lengua y sus tradiciones) se acaba dañando a la capacidad de respuesta de un país, y si ya de por si somos débiles en el panorama internacional, suena a que tiramos piedras sobre nuestro propio tejado.

Responder

Bueno, yo lo ùnico que puedo comentar, porque se refiere a España, a la cual no conozco, (aunque mis apellidos de soltera son Aragòn Navarra), es que el divisionismo siempre afecta màs que lo que ayuda. Por èso es que Mèxico ha estado siempre a merced de predadores, porque no tenemos un sentido NACIONALISTA, sino que nos dividimos en cada quièn su estado o cada qièn su familia. Por lo que estoy de acuerdo, que es mejor no fraccionar màs un paìs, sino UNIRLO .

Responder

Adriana, en España el nacionalismo se relaciona en el subsconciente colectivo directamente con la época de la dictadura y con una mentalidad conservadora. Es por lo tanto muy complicado desarrollar un sentimiento patriótico (salvo con los éxitos deportivos). Del mismo modo los españoles tendemos a engordar nuestros errores históricos y a olvidar nuestras grandes gestas a lo largo de la historia, algo que desde mi punto de vista es un gran error.

Responder

Grandes gestas como genocidio chipehua o la transicion….

Responder

Si para tí esas son grandes gestas…. Fran, grandes gestas las ha habido, como en todas las naciones del mundo.

Responder