Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Reflexión sobre el nacionalismo

UNA IDEOLOG√ćA MUY PELIGROSA

√ćndice

    Nacionalismo

    Esta semana me apetece traeros una reflexi√≥n sobre un tema ya habituado a aparecer en los medios de comunicaci√≥n. Hoy en d√≠a no sorprende escuchar el t√©rmino nacionalismo, ni todo lo asociado a √©l. Pero si aqu√≠ vais a leer al respecto, no es para regurgitar una serie de t√≥picos que estamos hartos de o√≠r. Voy a intentar hablar sin tapujos del nacionalismo en general y por supuesto, particularizar√© para el caso espa√Īol. Deciros que no me he basado en ninguna bibliograf√≠a, sino que lo que vais a leer es el resultado de una reflexi√≥n personal. Cualquier comentario y opini√≥n hecha desde el respeto ser√° bienvenida y os quedar√© agradecido.

    ¬ŅQU√Č ES EL NACIONALISMO?

    Son muchas las definiciones que se podr√≠an dar, pero os traigo las dos acepciones del Diccionario de la Real Academia Espa√Īola:

    1. Sentimiento fervoroso de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia.
    2. Ideología de un pueblo que, afirmando su naturaleza de nación, aspira a constituirse como un Estado.

    Seg√ļn las mismas, cabe preguntarse: ¬ŅEs malo el nacionalismo?

    Si limpiamos el término de otras referencias a las que suele asociarse, cabría pensar que no. El problema es el uso o los artilugios que a veces utiliza para hacer valer su visión.

    El nacionalismo hace defensa de una zona y un servidor opina que el sentirte orgulloso de tu pa√≠s, regi√≥n o tierra es un sentimiento normal, el cual es una muestra de la vinculaci√≥n personal de cada uno al mismo. Pero claro, si le√©is detenidamente lo que digo, no estoy incluyendo ning√ļn a√Īadido adicional. Hago mucho hincapi√© en esto con el fin de discernir el t√©rmino en origen a lo que actualmente la poblaci√≥n suele entender por nacionalismo, algo mucho m√°s complejo que el amor a una tierra (posiblemente esto se adapte mejor al concepto de patriotismo). Debe de haber un elemento de cohesi√≥n que haga que un sector de la poblaci√≥n se una en una empresa de car√°cter pol√≠tico, si no yo no lo considero nacionalismo.

    ¬ŅPOR QU√Č SURGE EL NACIONALISMO?

    La pregunta del mill√≥n de euros. Posiblemente haya muchas razones y voy a se√Īalar algunas que considero importantes.

    La principal o la que siempre hace acto de presencia, aunque en momentos distintos, es la reacción ante lo que se considera una amenaza, sea ésta justificada o no. Y esto es clave. Pero veamos dos escenarios.

    Nacionalismo mundial
    El mundo es un lugar complejo y con multitud de movimientos nacionalistas, ya sean estatales regionales.

    Para el primero, entendamos a un grupo de personas que movidas por su amor y defensa a las tradiciones de su territorio, deciden darle un componente pol√≠tico. ¬ŅPor qu√©? Quiz√°s piensan que esta es la forma que mejor defiende los intereses de una regi√≥n o es la m√°s efectiva para conseguir un estatus de protecci√≥n y/o acuerdo econ√≥mico superior al que gozan en un momento dado.

    L√≥gicamente, requieren de un apoyo social para conseguirlo, el cual no siempre est√° garantizado. ¬ŅY por qu√© no? Una explicaci√≥n r√°pida y simple ser√≠a el se√Īalar que rara vez la gente suele inmiscuirse en masa en asuntos pol√≠ticos salvo que sean movidos a ello.

    ¬ŅY c√≥mo se mueve a la gente? Hay muchas respuestas pero lamentablemente hemos podido observar a lo largo de los siglos XIX, XX y XXI, una panoplia de subterfugios nada limpios. Desde inventarse enemigos, hasta el victimismo, pasando por una distorsi√≥n de los hechos hist√≥ricos. Y ojo, aqu√≠ incluyo tanto el nacionalismo estatal de los siglos XIX y XX como el regional que pudimos ver en el siglo XX y vemos en el XXI. Quiz√°s el aspecto m√°s positivo de este nacionalismo lo encontremos en el apartado cultural, con la publicaci√≥n de diversas obras en defensa de unas particularidades como lengua, tradiciones etc‚Ķ

    Nacionalismo imperio austrohungaro
    Un ejemplo histórico de como se utilizó el nacionalismo para disgregar un imperio.

    Pasando a una segunda explicaci√≥n, creo que la podemos resumir en la existencia o creaci√≥n de una amenaza externa. El miedo o la creencia de una situaci√≥n injusta provocan un sentimiento de uni√≥n, el cual puede desembocar en acciones pol√≠ticas. Pero claro, desemboca porque hay alguien que le da forma, buscando unos fines concretos. Es a veces a partir de este punto cuando el nacionalismo puede derivar en algo razonablemente sensato o en un movimiento que acabe incluso da√Īando a lo que pretende defender.

    Y por √ļltimo, no me quiero olvidar de ese nacionalismo al cual se apela con fines propagand√≠sticos. Y es que a lo largo de la historia hemos podido ver casos en los que a base de ensalzar las supuestas virtudes de un territorio y atacar las de otro, se ha logrado justificar diversos actos como por ejemplo guerras. Es decir, con el fin de tapar un supuesto problema, se apela al nacionalismo para provocar que la poblaci√≥n se deje llevar por sentimientos y no sea consciente de este tipo de manipulaci√≥n. Creo que todos tenemos en mente numerosos ejemplos.

    ALGUNAS MENTIRAS DEL NACIONALISMO

    Pasemos a tratar algunas de las excusas o triqui√Īuelas que podemos ver en muchos nacionalismos hist√≥ricos y actuales. De nuevo hago la advertencia de que no todos los nacionalismos son igual de nocivos, pero es cierto que lo que voy a comentar es com√ļn en bastantes de ellos.

    Uno de los primeros problemas es cuando el amor a tu tierra se pone a tal nivel que se utiliza con fines de superioridad, minusvalorando todo aquello externo (siendo comunes los tintes racistas). Este es sin duda uno de los inicios por el que muchos nacionalismos han pasado en su proceso de radicalización. Y recordemos que las ideas se radicalizan o para ejercer presión sobre determinados grupos o porque hay diversos intereses ocultos en que eso ocurra.

    Nationalism
    Un dibujo crítico con el nacionalismo

    Pero ensalzar las caracter√≠sticas de un pueblo tiene un l√≠mite y hay un momento en el cual se requiere de ayuda externa. Y el odio ha sido la gasolina de muchos nacionalismos. No en vano hay varias frases que lo demuestran tales como: ‚ÄúNo hay nada que una m√°s que el odio hacia algo‚ÄĚ o ‚ÄúEl odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida‚ÄĚ. Y es que un servidor piensa que cuando un nacionalismo comienza a basar su planteamiento en el odio, acaba irremediablemente necesit√°ndolo constantemente para mantener su aparato. Pero este odio es tan peligroso porque provoca la radicalizaci√≥n de posturas y como consecuencia suele provocar la aparici√≥n de un nacionalismo igual de peligroso e irracional en la gente que se siente atacada por el primer nacionalismo.

    ¬ŅC√≥mo se puede alimentar el odio? Hay infinidad de formas pero dos muy comunes son combinar el victimismo actual con el hist√≥rico, no importando distorsionar hechos con el fin de adaptarlos a su mensaje. Y esto es igual de peligroso pues provoca una fractura y que la poblaci√≥n, al no conocer los hechos pasados, saque conclusiones err√≥neas y se vuelvan a repetir problemas del pasado.

    NACIONALISMO EN ESPA√ĎA

    Y llegados a este punto nos metemos en la boca del lobo. Toca dar unas pinceladas de c√≥mo un servidor intuye el nacionalismo en Espa√Īa.

    Pero antes, quiero dejar claras un par de cosas. Para m√≠, la existencia de nacionalismos en¬† Espa√Īa no supone un problema mientras se traten de movimientos sensatos. Un movimiento que defienda la lengua y tradiciones de un territorio es necesario y ayuda a demostrar en el caso espa√Īol la riqueza hist√≥rica y cultural que se ha dado durante siglos e incluso milenios. Vivimos en un territorio con una historia tan densa y rica que es realmente complicado simplificarla al nivel que nos la presentan los medios de comunicaci√≥n.

    Nacionalismo Espa√Īa
    El √°rbol de Espa√Īa. Una curiosa representaci√≥n de las ramificaciones del pa√≠s.

    Que haya gente que defienda el euskera, el gallego o el catal√°n y que ensalce las particularidades de estas regiones es algo sin duda positivo siempre que se haga desde el respeto y la ecuanimidad. Considero un error de enorme magnitud aquellos que piden la supresi√≥n de un idioma o la prohibici√≥n del mismo, ya que en el fondo eso conlleva un da√Īo al patrimonio cultural y humano.

    Si miramos al caso vasco, podemos ver que el nacionalismo surgi√≥ a finales del siglo XIX debido a dos hechos principales. Por un lado las derrotas en las guerras carlistas provocaron la supresi√≥n de algunos derechos especiales como los fueros, y por otro el aumento de la inmigraci√≥n trajo consigo que algunos pensasen que se estaba poniendo en riesgo las tradiciones y caracter√≠sticas del pueblo vasco (aqu√≠ tenemos como eje central a Sabino Arana). Pese a la radicalidad de algunos planteamientos de este nacionalismo, la intransigencia posterior de Franco y la represi√≥n llevada a cabo (sobre todo en los a√Īos 40 y 50) fueron decisivas para radicalizar el entorno. La respuesta concreta de un grupo de vascos fue la creaci√≥n de ETA, la cual ha sido una lacra que ha causado tanto o m√°s da√Īo al nacionalismo que supuestamente dec√≠an defender.

    Curiosamente, y esto es una particularidad del nacionalismo vasco (sobre todo a partir de la llegada de la democracia), hubo m√°s de un nacionalismo. El m√°s sensato, condenaba el terrorismo a la par que buscaba un di√°logo, seguido de aquel que justificaba a ETA ‚Äúcomo un mal menor‚ÄĚ ante una supuesta opresi√≥n y represi√≥n estatal total, para terminar en el netamente radical, el cual ten√≠a a ETA como su voz cantante. En la actualidad, ya sin ETA gracias a Dios, he podido observar que sigue habiendo un grupo que cimienta su pilar en la consigna de la represi√≥n estatal, siendo m√°s un victimismo que otra cosa. A ver, es cierto que Espa√Īa cometi√≥ errores y fue culpable de algunas situaciones lamentables (algo que ciertos sectores de la sociedad nos recuerdan a diario), pero tambi√©n hubo muchos aciertos.

    Y si hoy en d√≠a Euskadi vive sin terrorismo, es en parte porque hubo sonados aciertos entre vascos y el resto de espa√Īoles. Y as√≠ deber√≠a ser, ya que la existencia de un nacionalismo sensato no debe de ser visto como un problema, sino como una oportunidad de seguir compartiendo experiencias al igual que ha venido ocurriendo durante siglos.

    Pasando a Catalu√Īa, tenemos sin duda un marem√°gnum medi√°tico montado donde la porquer√≠a rezuma por doquier. Da igual la intenci√≥n con la que uno decida acercarse a los hechos, que generalmente saldr√° escaldado ante el pestilente circo medi√°tico que hay montado en los medios. Son sin duda vergonzosos muchos de los tratamientos que uno puede observar, procedentes tanto de Catalu√Īa como del resto de Espa√Īa. Aunque he de se√Īalar que al igual que en el caso vasco, existe un nacionalismo m√°s sensato, pero √©ste ha quedado recluido a un segundo o tercer plano.

    Espa√Īa Catalu√Īa
    Imagen sat√≠rica sobre la situaci√≥n actual Espa√Īa-Catalu√Īa

    ¬ŅResponde el nacionalismo catal√°n actual a una necesidad capital o es consecuencia de un estado de opresi√≥n? Un servidor opina que no. Es cierto que Catalu√Īa ha venido demandando mayor autonom√≠a y ventajas econ√≥micas a lo largo de las √ļltimas d√©cadas, pero este brote de radicalismo est√° muy por encima de algo normal. Es cierto que la inoperancia pol√≠tica de Espa√Īa en algunos aspectos ha provocado situaciones dif√≠ciles, pero esto no justifica la ola de victimismo y las acusaciones tan fuera de lugar que se est√°n vertiendo contra Espa√Īa. Espa√Īa no es una dictadura por mucho que est√© de moda decirlo. Existen multitud de indicadores internacionales que lo demuestran.

    Respecto al asunto de no dejarles votar, creo que es cierto que se pod√≠an haber buscado otras formas de canalizar el asunto, pero tambi√©n a√Īado que pienso que mucha gente no sabe realmente lo que significar√≠a ser independiente. Y votar con el coraz√≥n por unos ideales suele acabar mal, como la historia tantas veces nos ha demostrado. Pero el asunto m√°s peligroso es la radicalizaci√≥n general que ha surgido al respecto. Veo en los medios de comunicaci√≥n que se est√° vendiendo un odio general, tanto desde Catalu√Īa hacia Espa√Īa, como de Espa√Īa hacia Catalu√Īa. Y aqu√≠ no hay escala de grises pues ambos me parecen absolutamente lamentables.

    Se ha llegado al extremo de que gente que no tiene ni idea del asunto, odia a otras personas por el simple hecho de hacer caso a los medios o a los pol√≠ticos. Y si algo nos demuestra la historia espa√Īola, cuando las posturas se radicalizan y se hace caso a personas irresponsables, la situaci√≥n puede acabar muy mal. Por lo tanto soy muy cr√≠tico con esta rama del nacionalismo catal√°n y con parte de la respuesta espa√Īola, pues se est√° creando un enorme problema en algo que no deber√≠a serlo. Y repito, a esta situaci√≥n le sobran culpables.

    Por √ļltimo, me gustar√≠a hacer una menci√≥n al nacionalismo espa√Īol. ¬ŅExiste el mismo? Creo que en la piel de toro existen muchos tipos de nacionalismo, pero quiz√°s el √ļnico al que se muestra en los medios es aquel nost√°lgico del franquismo. He de reconocer que cuando se me intenta meter en el saco del nacionalismo espa√Īol derivado del franquismo, no me suele sentar nada bien. Y la raz√≥n la tenemos en que un servidor ni se considera franquista ni mucho menos opina que defender Espa√Īa sea ensalzar la figura del dictador.

    Espa√Īa lleva siglos vilipendiada, sumida en una leyenda negra que ha calado hondo incluso dentro del mismo pa√≠s y que la atosiga d√≠a a d√≠a. Aunque podemos se√Īalar que hemos sido culpables de algunos cr√≠menes, para nada hemos sido lo peor de lo peor. Os remito a la historia para ver que lo que digo es cierto. Es por esto que creo que uno de los pilares de muchos de los nacionalismos antiespa√Īoles favorezcan distorsionar la historia y dar alas a la leyenda negra.

    Espa√Īa en el siglo XIX tuvo sus pinitos con el nacionalismo estatal tan boyante en Europa, pero nuestra debilidad pol√≠tica era tal que en el fondo no dio lugar un desarrollo general del mismo. Es cierto que en el siglo XX observamos un nacionalismo ligado a la dictadura de Franco, pero en la actualidad, y por mucho que nos quieran mostrar lo contrario, √©ste es muy residual como se demuestra en los resultados electorales (pese a que nos lo muestren a diario en los medios).

    Nacionalismo política
    Otra imagen satírica que suena demasiado a la actualidad

    ¬ŅC√≥mo est√° reaccionando la poblaci√≥n espa√Īola ante la crisis nacionalista actual? Pues de muchas formas. La m√°s radical, es el sector que se ha dejado llevar por los medios que se√Īalan a Catalu√Īa como su nuevo enemigo y fuente de problemas. Personalmente rechazo frontalmente la misma ya que opino que Espa√Īa necesita a Catalu√Īa tanto como Catalu√Īa necesita a Espa√Īa. Y rechazar a esta regi√≥n de pleno es meter en el mismo saco a catalanes que s√≠ se sienten orgullosos con Espa√Īa. Por lo tanto este nacionalismo radical de respuesta me parece negativo y peligroso.

    Pero hemos podido observar otra respuesta. Como bien sab√©is, sacar los s√≠mbolos de Espa√Īa a la calle ha quedado relegado a los √©xitos deportivos o a estar preparado a que a uno lo tildasen de fascista. La crisis en Catalu√Īa provoc√≥ un auge sin precedentes en la aparici√≥n de s√≠mbolos (banderas principalmente) a lo largo y ancho de pa√≠s, un hecho que demuestra que un colectivo se puede unir al sentirse atacado. Si la manifestaci√≥n se queda en una simple defensa, no la veo mal, pero si deriva en el radicalismo antes mencionado, ser√° un error.

    Por lo tanto, no creo que en Espa√Īa exista un nacionalismo mayoritario estatal y el que existe o al que se radicaliza es algo tan residual como peligroso. Y no olvidemos que muchos gobiernos est√°n utilizando el nacionalismo con el fin de ocultar sus meteduras de pata, otro factor a tener en cuenta en la ecuaci√≥n. Tengamos la cabeza fr√≠a y leamos, pues gran parte de los problemas derivados del nacionalismo se curan leyendo e inform√°ndose en fuentes de calidad.

    CONCLUSI√ďN

    Llegados a este punto, puede que algunos est√©is pensando que esta reflexi√≥n hubiera podido ser m√°s completa y exacta consultando diversas fuentes bibliogr√°ficas, pero he querido huir de ello para presentaros mi opini√≥n personal sin a√Īadidos externos. Creo que as√≠ el resultado es mucho m√°s personal y sencillo.

    Espero que os haya gustado y de nuevo os invito a que dejéis comentarios al respecto.

    ¬°Nos vemos la semana que viene!

    SI HAS LLEGADO HASTA AQU√ć, ¬°SUSCR√ćBETE!

    ¬ŅTe ha gustado el contenido? ¬ŅTe gustar√≠a estar al tanto de todas las novedades del blog? ¬°No lo dudes y suscr√≠bete!

    Imagen con botón de sucríbete

    Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). En la Política de Privacidad del blog tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del presente formulario de contacto.

    Configuración de Cookies