Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Mileva Maric, ¿la mujer que hizo posible a Einstein?

MILEVA MARIC, UN OLVIDO INJUSTO

Mileva Maric

Esta semana os traigo de nuevo una historia poco conocida y que estoy seguro que va a dar que hablar. Intentaré rescatar del olvido a una mujer inteligente y luchadora. Una mujer que en caso de ser cierto lo que os voy a narrar, fue capital en algo tan importante como la teoría de la relatividad. Me refiero a Mileva Maric, la que únicamente ha pasado a la historia como la primera esposa de Albert Einstein.

UNA SERBIA DE GRAN INTELECTO

Nuestra protagonista, Mileva, nació en 1875 en Titel, una ciudad en la región de Vojvodina, que en la época pertenecía al imperio austrohúngaro (en la actualidad a Serbia). Según he podido leer, su familia era de posibles lo que le permitió poder acceder a una buena educación. Pero hagamos un alto en el camino.

Mileva Maric
Mileva Maric

Estamos hablando de finales del siglo XIX, época en la que las mujeres tenían vetado el acceso a muchas instituciones, incluyéndose entre ellas algunas de enseñanza donde los hombres eran los únicos permitidos. Esto provocó que el padre de Mileva tuviese que pedir en varias ocasiones una serie de permisos especiales para que su hija pudiese cursar estudios en estos centros. Dicen que aquí influyó enormemente el gran intelecto que nuestra protagonista poseía. Sobre su carácter, aunque he leído algunas contradicciones por la red, parece que era taciturno y reservado. Pero esto quedaba ampliamente compensado con su inteligencia y su espíritu combativo, algo muy llamativo para la época.

Pero para su desgracia, Mileva cayó enferma de gravedad en 1894, llegando incluso a trasladarse a Suiza en busca de tratamiento. He podido leer que sufría una cojera debido a una enfermedad congénita, en concreto una tuberculosis ósea, aunque no sé hasta qué punto este episodio de enfermedad tuvo que ver con ello.

Tras su recuperación, pudo conseguir entrar a una universidad, acabando en 1896 en el Instituto Politécnico Federal de Zúrich, cursando física y matemáticas. Por cierto, para entrar a esta institución tuvo que aprobar un duro examen, lo que volvió a demostrar sus dotes. Como os podéis imaginar, era la única mujer de su clase, algo de nuevo llamativo en la época (la clase contaba con 5-6 estudiantes, nada que ver con la masificación actual). Y uno de esos estudiantes era Albert Einstein.

Se cuenta que ambos se cayeron muy bien y se convirtieron en buenos amigos. Pero esto también se extendió al resto de la clase, pues parece que son varios los ejemplos que señalan que Mileva impresionaba a sus compañeros por su velocidad mental y la facilidad con la que planteaba diversas soluciones a los problemas matemáticos que los profesores les planteaban.

Pero con Einstein la amistad fue la más especial. Mileva le dio clases de matemáticas y reforzó aquellas áreas en las que el alemán flaqueaba. Y tanto era el tiempo que pasaban juntos que al final se enamoraron. Curioso romance inicial para lo mal que acabó todo. Y es que como veremos a continuación, su amor no fue fácil.

Mileva era mal vista por parte de la sociedad de la época por el simple hecho de no ceñirse al rol impuesto a las mujeres. Este rechazo se pudo ver con especial agresividad en la madre de Einstein, la cual intentó en multitud de ocasiones en separar a la pareja.

Mileva Einstein
Mileva Maric y Albert Einstein

Veamos varios de estos intentos: Por ejemplo, le señalaba que Mileva era 4 años mayor que Albert, lo que supondría que ella estaría en mucho peor estado que él con el tiempo. Pero el más lamentable lo encontramos cuando su madre señaló que: “Albert no te puedes casar con un libro. Necesitas una magnífica alemana que cuide de tu casa, de tus hijos, del hogar. No te puedes casar con alguien que sólo se dedica a estudiar.” Vemos como la mentalidad de la época estaba muy presente en estas palabras.

Pero la pareja sobrevivió a los vaivenes y  el amor a la ciencia los mantuvo unidos pese a otros problemas. Y uno de ellos fue el nacimiento de una hija en 1902, fuera del matrimonio (otro problema para la mentalidad de la época). La misma, que sería llamada Lieserl, no se sabe qué le ocurrió pues se ha dicho tanto que fue dada en adopción como que falleció un año más tarde. Pero esta nueva tragedia tampoco los separó.

Y en 1903, pese al entorno hostil, se casaron y su primer hijo, Hans Albert nació en 1904. En 1910 nacería el segundo, Eduard con problemas psíquicos y al que se piensa que fue la causa del cambio de carácter de Einstein. Hagamos un pequeño alto antes de proseguir.

LA TEORÍA DE LA RELATIVIDAD

Todos conocemos la teoría de la relatividad o al menos hemos oído hablar de ella. Y es que en nuestras cabezas está grabada a fuego la fórmula E=m*c2. Es verla y pensar automáticamente en el científico alemán de pelos alocados. Pero, ¿y si os dijera que hay teorías que afirman que sin Mileva esta teoría nunca hubiese llegado a nada? Dejadme que me explique.

Mileva maric kids
Mileva con sus hijos Hans Albert y Eduard

Einstein era un excelente físico, de gran inteligencia. Pero las matemáticas se le resistieron. No es que fuese malo en ellas como se nos ha vendido, pero no eran su punto fuerte, careciendo de una elevada capacidad de abstracción con las mismas. Y esto tenía dos problemas.

El primero era que le faltaban los conocimientos para desarrollar sus teorías más allá de un punto (con lo que detectar fallos en las mismas) y lo segundo era que necesitaba  adaptarlas a la normativa científica exigida en la época. Me explico. Cualquier teoría científica exigía que fuese respaldada por todo un desarrollo y lenguaje matemático, el cual he podido leer que era bastante rígido. Si tu teoría se adaptaba a estos principios, era entonces al menos considerada. Y aquí es donde se afirma que Einstein carecía de estos conocimientos.

Y aquí entra en escena Mileva, cuya excelentes dotes con las matemáticas eran más que conocidas. Durante años, le estuvo enseñando  a Albert matemáticas, poniendo a prueba sus teorías y detectándole errores o incongruencias para posteriormente ayudarle a corregirlas. Pero parece que la cosa fue más allá y Mileva se encargó de adaptar las mismas al lenguaje matemático exigido en la época, de modo que Albert pudo presentar sus teorías según lo estipulado en la comunidad internacional.  Esto ha hecho pensar que ella es la principal teórica de la teoría de la relatividad.

Por lo tanto, si creemos a estas fuentes, se puede afirmar que sin Mileva, a Albert no le hubiera sido posible haber presentado sus teorías, o si lo hubiera hecho, posiblemente éstas hubiesen sido rechazadas por carecer del rigor matemático exigido o por tener diversos fallos. Ojo a esto pues podría ser muy importante. Sigamos con la vida de nuestra protagonista.

HOSTILIDAD MATRIMONIAL

¿Por qué Mileva no ha sido reconocida? Veamos dos aspectos.

El primero es que tras el matrimonio de ambos, Mileva dejó los estudios para centrarse en la familia. Es decir, dejó una brillante carrera por él y sus hijos.

Al principio, parece que todo fue bien, y Mileva fue un importante apoyo para Albert, el cual parece que no ganaba mucho dinero en sus trabajos. Pero todo degeneró al nacer su segundo vástago, Eduard el cual como dije vino al mundo con problemas psíquicos (en un futuro le diagnosticarían esquizofrenia). Mileva dedicaría entonces gran parte de su tiempo a cuidarlo.

Mileva Maric Estatua
Estatua en honor de Mileva Maric en Serbia

Pero ante esta dificultad, algo que podía haberlos unido, provocó justamente lo contrario.

Einstein se alejó de su esposa e incluso comenzó a despreciarla. El rechazo fue tal, que he podido leer (os invito a que leáis esto en la bibliografía al final de la entrada), que Einstein le escribió una serie de reglas de conducta a seguir y cumplir. Las mismas giraban en torno a como ella debía servirle (limpieza y orden del hogar, comidas…) y a cómo debía comportarse. Las normas van tan al absurdo que incluía el rechazo de pasar tiempo con ella (salvo aquellos casos sociales en los que debían aparecer juntos para aparentar). En definitiva, unas normas duras que humillaban totalmente a su esposa. Cómo había cambiado la película…

Al final, la pareja dejó de vivir juntos en 1914, haciéndose oficial su divorcio en 1919. Se ha dicho que en esto influyeron los escarceos amorosos de Albert, siendo el principal de ellos con Elsa, una prima suya con la que acabaría casándose.

EL FINAL DE UNA GENIO

Como muchos posiblemente sepáis, Albert presentó oficialmente su teoría de la relatividad en 1916, algo que provocó que se le concediese el premio Nobel de Física en 1921.

Curiosamente, el importe fue asignado íntegramente a Mileva algo que ha suscitado diversas teorías. La primera apunta al cargo de conciencia de Albert, el cual reconoció de este modo la enorme ayuda que Mileva le había prestado (pese a que oficialmente nunca le reconoció su ayuda). Pero parece ser, y he aquí otra teoría, que en el contrato de divorcio, se estipuló que cualquier suma económica generada por los conocimientos científicos de Einstein iría a parar a la mujer para invertirla en el cuidado de sus hijos (pudiendo Mileva vivir de los intereses generados). Hijos con los que por cierto Einstein parece que nunca tuvo una relación muy cálida.

Mileva Estatua
Otra estatua de Mileva Maric en Serbia. A la misma se le añadió una venda en los ojos como símbolo de la tragedia que había vivido.

Así que el importe del premio fue mayormente a parar a caros tratamientos para su hijo Eduard, el cual como señalé fue diagnosticado con esquizofrenia. Al final el dinero voló y Mileva acabó sumida en la pobreza. Y acabó hasta el punto de fallecer en 1948 totalmente sola. Su cadáver fue encontrado días después de haber dejado este mundo. Una muerte triste, en la injusticia de la soledad. Por cierto, he leído que fue enterrada sin lápida para evitar el pagar los impuestos asociados.

CONCLUSIÓN

En definitiva, una historia oscura de alguien que pudo brillar. Un ejemplo de olvido que he querido rescatar.

Si analizamos su vida, pese a vivir en un entorno que  le fue hostil, Mileva le plantó cara a la vida y fue capaz de lograr hechos increíbles para la época, demostrando el carácter combativo de las mujeres.

Una carrera que pintando brillante, acabó truncada por dedicarse a su familia, de la cual acabó recibiendo el desprecio de su marido y siendo consumida por el cuidado de su hijo. Un humilde homenaje a la que quizás inspiró y ayudó a crear una teoría universal. Una pena que la ciencia le haya dado la espalda y no le reconozca sus méritos.

Hasta la semana que viene.

Nota: Con esta entrada no quiero desmerecer ni mucho menos a Einstein como científico. Es cierto que como marido y padre dejó mucho que desear, pero el objetivo de la misma ha sido  rescatar del olvido a una gran mujer que posiblemente tuviese un peso enorme en el ascenso de este científico universal. Lo que me hace preguntarme cuántos casos como este habrán tenido lugar en la historia.

BIBLIOGRAFÍA

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/