Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Alfabeto radiofónico (2021)

UN ABECEDARIO PARA DELETREAR PALABRAS EN 2021

Alfa, Bravo, Charlie, Delta… Estoy seguro de que has escuchado estas palabras en decenas de películas. Se trata de términos usados para deletrear palabras y transmitir un mensaje de forma clara y eficaz. Y sobre eso va a girar la presente entrada. Hoy te contamos la historia del alfabeto radiofónico internacional.

¿Por qué esta entrada? La razón principal radica en los problemas asociados a la hora de deletrear una palabra, tarea que todos hemos hecho alguna vez. Y aquí no siempre se consigue que la transmisión del mensaje sea clara a la primera. Para evitarlo, aplicamos multitud de recursos, siendo uno de los más efectivos decir cada letra mediante una palabra que empiece por la misma.

Este sistema puede funcionar muy bien si se trata de personas que hablan la misma lengua. Pero si mezclamos idiomas la cosa se complica, ya que cada uno tiene unas reglas de pronunciación distintas. Viviendo en un mundo cada vez más globalizado, es esencial un idioma estandarizado que facilite el deletreo a nivel internacional.

¡Vamos allá!

LOS INICIOS DEL ALFABETO MILITAR Y CIVIL

Con la invención del teléfono y la aparición de radios que permitían la interacción a tiempo real cambió el panorama de la comunicación. En lo que nos respecta, esto conllevó la aparición de una serie de primitivos alfabetos para el deletreo de palabras. Surgieron decenas de ellos, tanto nivel civil como militar, haciendo complejo su uso.

El mejor ejemplo lo tenemos con los británicos a partir de la primera guerra mundial. Cada rama del ejército tenía su propio alfabeto como se puede observar a continuación:

US & UK radio alphabets
Ejemplos de alfabetos radiofónicos utilizados por los ejércitos británico y estadounidense entre la primera guerra mundial y 1956.

LA POSGUERRA Y LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

La interacción entre diversas ramas de la vida civil y militar ayudó en la normalización de los alfabetos existentes.  Por desgracia, en un primer momento se hizo con palabras de difícil extrapolación o pronunciación en otros idiomas. Como es lógico pensar, esto provocó problemas en radiocomunicaciones y transmisiones internacionales. Por lo tanto, fueron varios organismos los que se lanzaron a la tarea de crear un alfabeto «universal».

La primera unificación vino a manos del conocido como Comité Consultatif International pour la Radio (CCIR), con sede en Ginebra. Este organismo se convertiría años más tarde en la International Telecommunication Union (ITU), la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Tras algunos años de trabajo, en 1932 llevó a cabo una serie de modificaciones para buscar palabras más identificables a nivel fonético. Sus propuestas seguirían en servicio en el mundo de la aviación hasta el estallido de la segunda guerra mundial.

Pero este conflicto provocó en el bando aliado que británicos y estadounidenses volviesen a utilizar sus propios códigos. En la mayoría de casos, rescataron aquellos que ya habían utilizado sus ejércitos años atrás. Este sistema era inviable y pronto estas naciones aunaron esfuerzos para utilizar un único alfabeto. La base del mismo fue uno estadounidense, conocido como «Able Baker». Este nombre correspondía a las palabras reservadas para las letras A y B.

TRAS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El mismo Able Baker seguiría usándose tras el conflicto, pero pronto se demostró que no funcionaba muy bien en idiomas distintos al inglés. Es por esto que volverían a aparecer otros ejemplos como el Ana Brazil en iberoamérica.

La falta de uniformidad favorecía el caos y diversas asociaciones elevaron a la International Civil Aviation Organization (ICAO) la necesidad de unificar los alfabetos radiofónicos en uno sólo. Por cierto, la ICAO u OACI en español, es la Organización de Aviación Civil Internacional, una agencia de la ONU creada en 1944.

Tiene mucho sentido que el mayor impulso por la unificación proceda del sector de la navegación aérea. Y es que el auge de los vuelos internacionales requería el uso de un código fonético de deletreo para identificar aeronaves y transmitir mensajes.

alfabeto militar
Ejemplos de alfabetos radiofónicos utilizados entre 1920 y 1947.

 

alfabeto militar
Ejemplos de alfabetos radiofónicos utilizados entre 1947 y la actualidad.

EL ALFABETO RADIOFÓNICO ACTUAL

La OACI, siendo consciente de esta necesidad de utilizar un único sistema, definió las pautas para la elección de las palabras. A finales de los años 40 hizo públicas las características que éstas deberían tener:

  1. Ser palabras aún en uso o con sentido en cada uno de los tres idiomas considerados (Inglés, Francés y Español)
  2. Fácil pronunciación y reconocibles en la inmensa mayoría de lenguas
  3. Facilidad para ser leídas y transmitidas por radio.
  4. Si una palabra se escribe diferente en varios idiomas, la misma debe tener un deletreo similar y comenzar por la misma letra.
  5. Estar libre de cualquier asociación o carga simbólica (entiendo que para evitar contenido político o similar).

Y siguiendo estas pautas, se aprobó un alfabeto aeronáutico en 1952. El mismo entraría en vigor al año siguiente en el campo de la aviación civil internacional (la militar iba aparte). Pero pese al enorme esfuerzo y tiempo dedicado al mismo, el resultado no fue el esperado. Se elevaron quejas relacionadas con la dificultad de entender y pronunciar algunas de estas palabras en condiciones no ideales.

La consecuencia inmediata fue una nueva revisión, teniendo en cuenta la facilidad de pronunciación en más idiomas. Y esta actualización fue implementada por diversos organismos de la aviación y las telecomunicaciones a finales de los años 60. Tras ella, vendrían otras organizaciones militares como la OTAN y civiles como la International Maritime Organization (IMO). El resultado podéis verlo a continuación y sigue vigente como el alfabeto radiofónico estándar a nivel internacional:

Alfabeto OTAN
Tabla con el abecedario militar y su correspondencia en código Morse y en palabra. Incluye una guía de su pronunciación para deletrear en inglés.

CURIOSIDADES DE LAS PALABRAS DEL ALFABETO

Antes de terminar, me gustaría comentaros varias aspectos curiosos del mismo.

Es posible que os estéis preguntando el porqué del uso de algunas palabras. La clave está en que son fácil de pronunciar y entender en diversas situaciones y por personas con diferente lengua materna. En un primer momento se utilizaron palabras con multitud de particularidades. Pero tras la estandarización, el porqué de su origen quedó en un segundo plano, quedando por el camino algunas explicaciones.

LA GUERRA DE VIETNAM

¿Existe alguna relación entre este alfabeto y la guerra de Vietnam? La respuesta es sí. Y es que el mismo es responsable del apodo con el que se conoció a los guerrilleros norvietnamitas. Vietnam del Sur denominaba a esta guerrilla como VietCong, término que se abreviaba como VC. Según el alfabeto fonético internacional, VC corresponde a Victor Charlie. La V se esfumaría por el camino, quedando como Charlie, algo que gozó de mucha fama entre los estadounidenses destinados en el conflicto.

Guerrilleros del Vietcong en barca
Guerrilleros norvietnamitas del vietcong. Serían conocidos como Charlie debido al alfabeto radiofónico.

¿DELETREANDO BAILES?

Existen dos términos fonéticos, que hacen mención a dos bailes, uno de ellos muy conocido a nivel internacional. El primero, Foxtrot hace referencia a un tipo de baile que comenzó a crecer en EEUU en la década de 1910. El segundo lo encontramos con la palabra tango.

LA HORA ZULÚ

Pasemos a la z, cuya palabra, Zulú, hace referencia a la tribu guerrera del sur de África que batalló con los británicos. ¿Por qué se llama al horario militar internacional hora zulú? Lo primero que hay que saber es que el huso horario militar se referencia al meridiano de Greenwich. Al ser el origen, a la hora de este lugar se la conoce como la «hora cero». En inglés, cero se escribe «zero», por lo que se le acabó conociendo como la hora Z.

Un rápido vistazo al alfabeto radiofónico os mostrará que la Z corresponde a Zulú, de ahí lo de hora Zulú. Este término lo ha venido utilizando la OTAN desde 1994 y es común en películas y series de ámbito militar. El mejor ejemplo lo tenemos con la mítica «Jag Alerta Roja». Para los que estéis interesados en ver las letras asignadas a otros husos horarios, os dejo un enlace en la bibliografía.

¿Y LA LETRA Ñ?

El abecedario radiofónico no la incluye, por lo que no existe una palabra estandarizada a nivel internacional. ¿Qué ocurre con ella? Algunos la obvian, otros la sustituyen por una n y otros tiran del ingenio llamándola «Spanish n».

LOS CÓDIGOS ASOCIADOS

Asociado a todo lo explicado, se establecieron otros códigos como el Q y el Z. Los mismos se basan en combinaciones de 3 letras y/o números. Así es mucho más fácil realizar el deletreo radiofónico de información ya tabulada, lo que simplifica su interpretación. Además de mejorar la seguridad, se mejora el entendimiento y supone un ahorro en el tiempo de comunicación.

RESUMEN

Os dejo con el resumen de cada letra del alfabeto estándar y con una imagen que podéis descargaros para vuestro uso.

  • A – Alfa
  • B – Beta
  • C – Charlie
  • D – Delta
  • E – Echo
  • F – Foxtrot
  • G – Golf
  • H – Hotel
  • I – India
  • J – Juliet
  • K – Kilo
  • L – Lima
  • M – Mike
  • N – November
  • O – Oscar
  • P – Papa
  • Q – Quebec
  • R – Romeo
  • S – Sierra
  • T – Tango
  • U – Uniform
  • V – Victor
  • W – Whiskey
  • X – X-ray
  • Y – Yankee
  • Z – Zulu

Alfabeto militar

En resumen, espero que esta entrada os ayude a deletrear en inglés o en otros idiomas. Si os ha gustado, por favor compartidla para que así llegue al máximo número de personas. Y si queréis leer otras, os dejo un enlace a otras entradas sobre historia contemporánea:

¡Nos vemos la semana que viene!

BIBLIOGRAFÍA

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). En la Política de Privacidad del blog tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del presente formulario de contacto.