Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Barreras austalianas (II): La valla a prueba de conejos

BARRERAS A PRUEBA DE CONEJOS

portada entrada valla a prueba de conejos

Saludos otra semana al blog. Hoy lo retomamos donde lo dejamos la semana pasada, cuando hablamos de la valla más larga del mundo, la valla del dingo. Pero en esta ocasión cambiamos de animal y nos vamos a centrar en la conocida como valla a prueba de conejos. Y es que este herbívoro causó más un quebradero de cabeza a los australianos. Os dejo con una serie de puntos que serán tratados hoy:

  • Los conejos y Australia
  • ¿Cuándo y por qué surgió la barrera a prueba de conejos?
  • Longitud, origen y final de las barreras
  • Otros métodos de lucha contra los conejos
  • State Barrier Fence: El presente y futuro de las vallas

LOS CONEJOS Y AUSTRALIA

Cuando se introduce un animal en un ecosistema, el mismo puede verse afectado. Pero en el caso de Australia las consecuencias fueron mucho más allá.

El conejo europeo, conocido como Oryctolagus Cuniculus, llegó a Australia a finales del siglo XVIII. Lo trajeron los británicos en la conocida como primera flota, aquella que fundaría la primera colonia penal en suelo australiano. En las primeras décadas no hubo problemas, pero a partir de la segunda mitad del siglo XIX, la situación comenzó a descontrolarse. Y tal descontrol se lo debemos inicialmente a un británico, Thomas Austin. Y es que Thomas tuvo la brillante idea de dejar en libertad dos docenas de conejos en Victoria, al sureste del país. Según él, no habría consecuencias y su caza podría ser un excelente pasatiempo en fiestas y recepciones. Si bien Thomas ya había ayudado a introducir otras especies, como por ejemplo pájaros, la idea fue fatal.

Thomas Austin
Thomas Austin, quien dejando en libertas varias decenas de conejos causó estragos al país australiano

Lo que comenzaba como un pasatiempo de caza en el sureste del país, provocó uno de los grandes problemas de la historia de Australia. Ante la falta inicial de depredadores y la abundancia de comida, los conejos se multiplicaron sin control. A la par, comenzaron un largo camino de expansión a lo largo y ancho del país. Los conejos colonizaban así nuevas zonas, arrasando cosechas y dejando agujereado el terreno a su paso. Y para colmo de males, la abundancia de conejos atrajo a otros depredadores, los cuales a su vez se multiplicaron a mayor velocidad. Tenemos así el mismo panorama que explicamos en la anterior entrada, con dingos, canguros, brambies, conejos y perros causando estragos.

EL AVANCE DE LOS CONEJOS

En la década de los 80 del siglo XIX, estos herbívoros se habían expandido por grandes zonas del país. Por muchas medidas que se intentasen, la “invasión gris” avanzaba sin freno. Se probaron venenos, ataques a madrigueras, su caza indiscriminada… Nada. Incluso se crearon concursos con grandes sumas de dinero para quien idease un método efectivo para su exterminio. Nada.

conejo europeo autralia
El conejo europeo, Oryctolagus Cuniculus. By JJ Harrison (https://www.jjharrison.com.au/) – Own work, CC BY-SA 3.0, Fuente

Fijaros el asunto, que hasta se organizaron expediciones a zonas del sur de Australia para ver el avance de los conejos. Una de ellas, encargada por las autoridades de Australia Occidental, propuso algo que sería capital en el relieve australiano. Ante el descontrolado avance, la expedición sugirió que lo mejor era construir una serie de vallas a lo largo del oeste australiano. Las mismas, sumadas a patrullas de vigilancia y caza, al uso de venenos y a animales como gatos y perros, deberían ser suficiente. Debería…

La propuesta fue muy bien tenida en cuenta ante el temor de que los conejos arrasasen las fértiles zonas del suroeste. Y tras diversas discusiones, se acordó que en diversos puntos se comenzaría de forma simultánea a construir la valla,  para cerrar cuanto antes el oeste australiano. Nacía así la conocida como valla a prueba de conejos.

¿UNA VALLA A PRUEBA DE CONEJOS?

Los trabajos comenzaron en 1901 y se prolongaron hasta 1907. En total se diseñaron y construyeron 3 líneas sumando un total de algo más de 3200 kilómetros. Os podéis imaginar la de recursos y esfuerzos que la tarea consumió y más cuando se trataba de la valla más larga del mundo en aquel momento.

Para su construcción, se había seguido el modelo de otros ejemplos de barreras construidas en el este australiano. El modelo básico consistía en una serie de estacas de madera conectadas mediante una red de malla de hierro de diverso espesor y tamaño. Algunas zonas se reforzaban más y en otras se preparaban unos tramos “cul de sac” para que fuese más fácil atrapar a los conejos. También, pronto quedó patente la necesidad de enterrar más las vallas, pues en muchos casos los conejos cavaban por debajo para atravesarla.

En un inicio, el proyecto fue llevado a cambio por empresas privadas, pero ante la importancia del mismo, pasó a estar controlado por la administración australiana. Las autoridades incluso fomentaron que los terratenientes ayudasen en la construcción y mantenimiento de éstas, con subsidios y préstamos. Pero a veces, ante la extrema importancia, llegaron incluso a obligar e imponer sanciones a aquellos que no colaboraban.

carreta con camellos valla a prueba de conejos
Una carreta tirada por camellos en la valla en 1926. El camello fue un animal muy utilizado para patrullar y enviar suministros a los equipos encargados de su vigilancia.

Y lamentablemente para los australianos, pronto se vio que la valla no estaba funcionando. Ya incluso durante la construcción, se observó que había conejos en zonas que se suponían protegidas, lo que demuestra que el herbívoro había sido más rápido. Las barreras sólo consiguieron que los conejos tardasen más en ocupar el país.

LAS 3 BARRERAS ANTI-CONEJOS

Creo que ha quedado patente porqué a la barrera se la conoce como la valla a prueba de conejos. Pero os adelanto que no es el único nombre que llegó a tener. Posteriormente llegó a ser conocida como la State Vermin Fence (valla estatal de alimañas) y la Emu Fence (valla del Emú). En la actualidad, se la conoce como la Western Australian State Barrier Fence, nombre que hace referencia a la región del país donde se sitúan.

Pero veamos cada una de las tres vallas, las cuales se nombraron como 1,2 y 3.

mapa valla a prueba de conejos
Mapa con la disposición de las 3 vallas a prueba de conejos que se construyeron en el oeste australiano.

LA VALLA NÚMERO 1

La primera valla es la más extensa de todas y cruzaba de norte a sur todo el país australiano, sumando más de 1800 kilómetros. La barrera comenzaba al sur cerca de Jerdacuttup y acababa en el norte cerca de Wallal Downs.

En principio iba a ser la única barrera a ejecutar, pero durante su construcción, quedó patente que el conejo había ocupado zonas del oeste. Esto motivó que se diseñasen y construyesen otras barreras. Éstas serían conocidas como la 2 y la 3.

LA VALLA NÚMERO 2

Cualquiera que vea esta valla pensará que se trata de una segunda línea defensiva. Y así es, en concepto. Con la misma se buscaba de nuevo frenar el avance de los conejos siguiendo un mismo trazado norte-sur, paralela a la número 1. El nuevo tramo sumaba un total de algo más de 1150 kilómetros de longitud, conectando Point Ann al sur con Gum Creek al norte.

Pero durante su construcción volvió a quedar patente que no estaba funcionando y se decidió construir una tercera barrera.

LA VALLA NÚMERO 3

Os presento a la barrera más corta de las tres. La misma, discurre de oeste a este, buscando dividir dos zonas y proteger la costa suroeste australiana. Su longitud total era de algo más de 250 kilómetros, partiendo al oeste de Kalbarri y uniéndose al este con la valla número 2.

Rabbit proof fence sign
Panel informativo con todas las vallas a prueba de conejos del oeste australiano. Pese a señalar que es la valla más larga del mundo, le supera en longitud la del Dingo. Fuente: Matt Pounsett

OTROS MÉTODOS DE LUCHA CONTRA LOS CONEJOS

He de señalar que las vallas no cumplieron su cometido al 100%. A partir de los años 20 del siglo XX, los conejos comenzaron a causar serios problemas. Como consecuencia, se decidió utilizar tácticas más agresivas. Además de venenos y la caza, se introdujo un virus, el mixoma, causante de la mixomatosis, una enfermedad fatal para los conejos. Se habla de que en escasos años, la población de este animal se redujo de 600 a 100 millones de ejemplares.

estanque conejos mixomatosis
Estanque para conejos en la Isla de Wardang en 1938. Se trataba de una zona controlada en la que se estudió el virus mixoma con estos herbívoros.

Pero el conejo ha resistido y diversas modificaciones genéticas lo han hecho más fuerte. En la actualidad se cree que su número puede rondar alrededor de los 300 millones de ejemplares, cifra nada despreciable. Si bien a los australianos ahora les preocupan otros depredadores, es posible que este animal aún no haya dicho su última palabra.

LA VALLA A PRUEBA DE CONEJOS EN LA ACTUALIDAD

Como hemos visto, la valla se la conoce ahora como la State Barrier Fence del estado de Australia Occidental. Según  he podido leer, las barreras no están completas en la actualidad. Se ha preferido buscar defender aquellos puntos donde la invasión de animales puede provocar los mayores daños.

Y es que si bien en un inicio sirvió para evitar el avance de los conejos desde el este, hoy en día protege de otros animales. En concreto de emúes (una especie de avestruz), canguros, dingos y perros salvajes, sobre todo a partir de los años 80. Estos animales son los causantes de destrucción de cosechas y el ataque a ganado, recordando el carácter casi permanente de este problema en Australia.

tramo valla a prueba de conejos
Un tramo de la valla a prueba de conejos. Fotografía de Erika Stotz

Pero al igual que la valla del Dingo, las mismas requieren de mucho mantenimiento e inversión. Pero por mucho que se invierta, nunca se logra acabar con el problema. Pese a esto el gobierno australiano no duda en fomentar este tipo de actuaciones, construyendo y reforzando nuevas líneas. Y el mejor ejemplo de esto lo tenemos con la última extensión de la valla, cuyos trabajos comenzaron en 2019. Hablamos de una extensión de 660 km al este del extremo sur de la valla 1, hasta llegar cerca de la localidad de Boyatup. En la bibliografía os dejo el proyecto por si os interesase.

Y por último, antes de finalizar la entrada, me gustaría señalar que en 2002 se rodó una película con el título de Rabbit-proof fence. En la misma, unos niños aborígenes huyen para reencontrarse con sus padres, siguiendo grandes tramos de la valla a prueba de conejos. Si os pica la curiosidad, os invito a visionarla.

¡Hasta la semana que viene!

Lee la entrada sobre la barrera del Dingo y otras entradas sobre geografía.

BIBLIOGRAFÍA

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/