Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Curiosidades etimológicas XI

CURIOSAS EXPRESIONES

Curiosidades etimológicas

Saludos una semana más. En esta ocasión vuelvo a la etimología de expresiones para traeros una selección curiosa con ejemplos que solemos utilizar a menudo. Espero haber acertado con la misma y que la disfrutéis ;). Vamos sin más dilación con ellas.

COMERSE UN MARRÓN

Seguro que todos nos hemos tenido que comer en más de una ocasión un marrón o nos ha caído uno. Aunque no creo que la frase requiera explicación, os digo que la expresión viene a reflejar una situación molesta, desagradable, comprometida o embarazosa a la que se debe hacer frente o con cuya culpa o responsabilidad se ha de cargar.

Ahora bien, el verdadero origen de la expresión es desconocido y son muchas las explicaciones que se han dado. Veamos las principales.

La primera la encontramos en el verbo marrar y el juego conocido como marro. Marrar significa errar o fallar y uno de los juegos populares conocido como marro consistía en evitar que el contrario te pillase o tocase, teniendo que huir hasta una zona considerada como segura (básicamente una especie de pilla pilla). Señalar que con marro también se conoce a los movimientos del cuerpo utilizados para esquivar al perseguidor. Son varios los que han querido ver la relación entre el juego y los movimientos realizados para evitar el “marrón”. Personalmente esta explicación me parece muy cogida con pinzas. Pasemos a la siguiente.

origen expresión Comerse un marrón

En ésta, el término marrón se referiría al color del papel de estraza que solían emplear los contrabandistas, trapicheadores y traficantes de droga para envolver sus mercancías. De este modo al caer en manos de la policía, los acusados solían escurrir el bulto (nunca mejor dicho) señalando que ese paquete de color marrón no era suyo. Si al final la policía demostraba que era suyo, el acusado acababa “comiéndose el marrón”. En sentido literal claro.

Ligado a lo anterior, tenemos un ejemplo en la historia reciente de España. Según otra teoría, la frase procede de los primeros años del franquismo y concretamente de la Dirección General de Seguridad (DGS), encargada de controlar el orden público. Los detenidos por ella, al amparo de la ley de vagos y maleantes, tras un periodo en el calabozo se les daban un veredicto y les entregaban unas tarjetas identificativas. Si la misma era de color blanco, eran puestos en libertad, y si era de color marrón, permanecían detenidos. Además, parece que los enviados posteriormente a la cárcel de Carabanchel también recibían unas papeletas de color marrón al ingresar en la misma. Así que comerse un marrón era recibir una papeleta de este color, lo que significaba la permanencia en la cárcel y un futuro incierto.

Papel Estraza
Papel de estraza, al cual estamos acostumbrado a ver envolviendo fardos y diversos paquetes.

Y la última y la más simple, consiste básicamente en relacionar el color marrón con la escatología, de modo que comerse un marrón sea por analogía, comerse una mierda. Simple y directo aunque alejado de cualquier explicación histórica.

Así que independientemente de la teoría correcta (que posiblemente sea la combinación de varias), espero que nunca tengas que comerte un marrón y menos que eso provoque la entrada en la cárcel.

¡CÓMO ESTÁ EL PATIO!

Un clásico donde los haya. Esta expresión lleva siglos entre nosotros y creo que todos la hemos utilizado en más de una ocasión. Básicamente se trata de una exclamación ante una situación de bullicio, compleja y en ocasiones tensa, generalmente referido a personas.

Aunque se apunta a diversas épocas, parece ser que los testimonios más antiguos nos llevan a los corrales y patios de comedias de la edad moderna. Se alude al ruido, al griterío y en general al bullicio de los mismos para señalar que el “patio” estaba revuelto (generalmente dicho por los actores). Posteriormente, la expresión se desarrollaría en las corralas y patios de vecinos, donde las trifulcas y el bullicio propagaron el dicho. Cabe pensar que los mismos se masificaban cuando ocurría algo llamativo e importante. Por cierto, son estos los patios que popularizaron sainetes y zarzuelas.

¡Cómo está el patio!
Un patio de vecinos, representación de rinconete y cortadillo de Manuel Rodríguez de Guzmán

Pero otra explicación apunta a la novela Rinconete y Cortadillo de Cervantes y concretamente al patio de Monipodio. En el mismo,  se encontraban de pícaros, estafadores, ladrones y maleantes en general. Así, cuando este patio estaba revuelto era señal de que había ocurrido o estaba ocurriendo algo gordo y de ahí que se dijese esta expresión.

Sea por lo primero o lo segundo, espero que todos tengamos tranquilo el patio.

LAS VENTAJAS DE CONOCER EL PERCAL

Quizás esta expresión no sea tan común pero estoy seguro de que todos la hemos oído. Conocer el percal es sinónimo de estar bien enterado de un asunto o de conocer bien a alguien.

La raíz de este dicho la encontramos en la palabra percal, la cual alude un tipo de tela. Aunque también se llama percal a la tela de los capotes de torear, históricamente la misma era una mezcla de varios tejidos, generalmente de baja o inferior calidad.

El mismo fue un tejido muy utilizado por las clases populares, hasta el punto de que los sastres de la época, expertos en los diferentes tipos de paños, podían fácilmente diferenciar el origen de una persona en función del tipo de tela que vestía (pese a que la persona pretendiese aparentar más). Por lo tanto podemos afirmar que los sastres conocían bien el percal (o los tipos de percal) y esta expresión se acabó generalizando hasta su significado actual.

Conocer el percal
Los sastres, protagonistas de conocer el percal

He de señalar que en la actualidad he escuchado la palabra percal con una connotación negativa, es decir, referida a algo malo. Parece que este significado es posterior y no se ajustaría al origen de la expresión.

Así que ya sabes, es importante que conozcas bien el percal para evitar sorpresas.

NO ME CUENTES MILONGAS

Dejemos paso a otra expresión sin duda curiosa, consistente en contar milongas. La palabra milonga tiene aquí un significado de engaño o excusa, por lo que si alguien te cuenta una, sus intenciones son oscuras. Básicamente las armas de la milonga son el lamento y la queja, buscando provocar pena o piedad en la persona que la recibe y convencerla de algo.

Para buscar su origen, vamos a recurrir de nuevo al diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Además de la acepción de cuento y engaño, hay otra que apunta directamente al mismo:

“Composición musical folclórica argentina de ritmo apagado y tono nostálgico, que se ejecuta con la guitarra”. Por cierto otra acepción también la define como una composición musical relacionada con el tango (una evolución de la milonga)

Se ha dicho que el término milonga procede de las lenguas quimbunda, la cual llegó al continente americano a partir de los esclavos africanos llevados por los portugueses a Brasil. La misma vendría a significar “palabrería”, algo que curiosamente ha mantenido el significado.

bailadores de tango Contar milongas
Ejecución de una milonga contemporánea, evolución de la milonga primitiva

Aunque hay varias teorías, se piensa que la composición musical de la milonga pueda tener un origen primitivo o haberse visto influida por los lamentos de estos esclavos, lo que sumado a diversas vicisitudes, la hizo evolucionar hasta la que conocemos hoy en día.

Señalar que existen muchos tipos de milonga y que estas composiciones albergan una historia muy interesante detrás que os invito a buscar. Y os aseguro que no os estoy contando milongas.

YA LE VOY COGIENDO EL TRANQUILLO

Reconozco que esta expresión me gusta especialmente y que la utilizo con cierta frecuencia.  Creo que todos sabemos que viene a señalar el conseguir a fuerza de practicar, repetir o intentar, el control o dominio de algo. Básicamente es un proceso de acostumbrarse a algo que no se domina inicialmente.

La expresión en sí es de origen sencillo, pues tranquillo viene de tranco y de las múltiples acepciones, quizás la más cercana a la misma es “al tranco”, que queda definido como “Dicho de moverse las caballerías y por extensión las personas (a paso largo)”. Así que si extrapolamos, coger o encontrar el tranco o tranquillo es encontrar el ritmo de marcha adecuado, lo que lleva asociado un componente militar. Por lo tanto el significado actual de la expresión es una evolución de “al tranco”, la cual partiendo de un ritmo de paso ha terminado significando el conseguir el dominio de algo a través de la práctica. Por cierto, “al tranco” se utiliza fundamentalmente en Sudamérica.

Pasando revista tropas caballería, origen de coger el tranquillo
La marcha o paso de la caballería, origen directo de la expresión

Así que cada vez que os sea difícil cogerle el tranquillo a algo, pensad en una marcha de caballería y seguro que os vendrá la motivación al momento.

CREERSE EL OMBLIGO DEL MUNDO

Y pasemos a la última de la entrada. Sin duda otra expresión curiosa y que utilizamos cuando alguien se considera imprescindible, el más importante o el más necesario. Digamos que es otra forma de decir que una persona se lo tiene creído que piensa que todo gira a su alrededor.

Para buscar su origen, nos hemos de remontar varios milenios y echar mano a la mitología. El ombligo del mundo era la piedra que se veneraba en el santuario de Apolo en Delfos, el mayor centro espiritual de la Grecia Clásica. A la misma se la conocía como ónfalos en griego y umbelicum en latín (de esta última ha llegado a nosotros por ejemplo umbilical, palabra relacionada directamente con el ombligo).

Señalar que he encontrado varias explicaciones mitológicas al respecto que os narro a continuación. La primera, nos dice que Cronos, rey de los titanes, devoró a sus hijos excepto a Zeus, el cual se salvó gracias a un ardid de su madre, Rea.  La misma cambió a Zeus por una piedra (un ónfalo en griego) y se la dio a Cronos en sustitución. Y Cronos se la comió sin notar el cambiazo. Posteriormente, tras consumir un brebaje, Cronos escupió a sus hijos de vuelta y la piedra fue a caer en las cercanías del actual monte Parnaso. Parnaso, un héroe mitológico clásico, la custodió y se ha dicho que fundó el oráculo de Delfos en la zona.

Onfalo de delfos origen de la expresión creerse el ombligo del mundo
El ónfalo de Delfos

Ahora bien, existe una segunda explicación más ligada al ombligo del mundo y que relaciona a Apolo, Delfos y Zeus. Apolo, hijo de Zeus, vagaba buscando un lugar para fijar la sede de su culto y construir un templo. Ante la dificultad de la tarea, Zeus decidió ayudarlo y para ello agarró dos águilas, lanzando una a poniente y otra a oriente. Cada una recorrió el mundo y finalmente ambas dieron a parar sobre Delfos, chillando y danzando en círculo. Zeus, que las había lanzado con igual fuerza en direcciones opuestas, interpretó este mensaje como que ambas águilas habían llegado al centro del mundo. Así que Apolo fundó su lugar de culto en el mismo lugar donde las águilas se detuvieron, en lo que pasaría a conocerse como el ombligo del mundo. Por cierto, esta zona coincidiría con la misma de la explicación de la piedra de Zeus.

 Así que creerse el ombligo del mundo lleva más asociado de lo que a simple vista podría parecer. ¡Cuidado con las águilas!

¡Nos vemos la semana que viene!

Si te ha gustado, te dejo con otras entradas sobre el origen de dichos y frases españoles.

BIBLIOGRAFÍA

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/