Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Países fantasma (III): Abjasia y Osetia del Sur

GEORGIANOS, SUROSETAS Y ABJASIOS

Abjasia Osetia del Sur

Saludos una semana más y bienvenidos a la penúltima entrada de 2019. Rescato para la ocasión la sección de “países fantasma”, englobando estados que pese a existir, no cuentan con pleno reconocimiento internacional. Y en esta ocasión, toca viajar al Cáucaso, concretamente al estado georgiano, la patria de Stalin, para ver dos ejemplos. Hoy hablaremos de Abjasia y Osetia del Sur.

UN PUNTO DE PARTIDA EN COMÚN

Antes de particularizar en cada estado, me gustaría hacer un breve repaso histórico. El Cáucaso siempre fue un foco de problemas para los distintos gobernantes rusos. Y especialmente a partir de intentar extender su influencia en la zona en los siglos XVIII y XIX. La caída de esta dinastía durante la revolución rusa, alteró la distribución de poder de la zona y surgiendo diversas Repúblicas Socialistas Soviéticas. En 1918 lo haría la de Osetia y en 1921 la de Abjasia. Ambas llegaron a diversos acuerdos con la república socialista de Georgia, otro ente de nueva creación. Pero estas tres repúblicas, junto a Armenia y Azerbaiyán, formarían parte de un ente mayor, la República Federal Socialista Soviética Transcaucásica entre 1922 y 1936.

URSS Caucaso
Mapa con las diversas Repúblicas Soviéticas existentes dentro de la Unión Soviética

BAJO LA URSS DE STALIN

La URSS, sabiendo del nacionalismo de esta y otras regiones, aplicó una reorganización administrativa muy curiosa. Las nuevas repúblicas, en vez de quedar delimitadas por razones históricas y culturales, quedaban divididas siguiendo otros criterios. El principal era dividir a la población potencialmente nacionalista entre varios estados, siendo su poder muy inferior por ello. Así, en 1928, Osetia fue dividida en dos trozos, quedando el norte dentro de la federación rusa y la zona sur dentro de Georgia. Siguiendo un principio similar, en 1921, la autonomía de Abjasia sería reducida y subordinada a Georgia, provocando la ruptura de acuerdos alcanzados entre ambas repúblicas.

Bajo esta nueva situación, tanto abjasios como surosetas (osetios del sur) protestaron. Llegarían incluso a sufrir diversos tipos de represión por parte de Georgia, principalmente entre los años 1937 y 1978. Esto cambiaría bajo Gorbachov y sus políticas de Glasnost y Perestroika (apertura política y reestructuración económica). Abjasios y surosetas volvieron a reivindicar sus derechos en 1988, provocando el surgimiento de un nacionalismo opuesto en Georgia y de nuevo encontronazos. El rechazo de ambas regiones a Georgia llegó a ser tal, que en el referéndum de octubre de 1990, llegaron además de buscar su continuidad en la URSS, a pedir su anexión a Moscú.

Pero la URSS acabaría desapareciendo a finales de 1991, surgiendo la Comunidad de Estados Independientes (CEI). En ella se basaron hasta 15 estados para declarar su independencia, incluyendo Georgia, Osetia del Sur y Abjasia. Estas dos regiones, maniobraron declarando su independencia a finales de 1991 y mediados de 1992 respectivamente. Como os podéis imaginar, la cosa iba a acabar mal. Y Georgia respondió atacando militarmente ambas regiones, siguiendo lo que se ha conocido como campaña de georgianización.

INICIOS DE UN CONFLICTO

Antes de seguir con los hechos, hay un factor muy importante a tener en cuenta. Con la caída de la URSS, una importante cantidad de países del cinturón de la nueva Rusia fueron objetivo de los intereses de EEUU. Los yanquis fueron extendiendo sus tentáculos y pronto ofrecieron apoyo a diversas naciones en sus disputas. Georgia fue una de ellas. Mientras que Abjasia y Osetia del Sur presentan simpatías rusas, Georgia ha buscado alinearse más claramente con EEUU. Esto nos puede ayudar a entender los intereses que hay detrás del conflicto.

Georgia Abjasia Osetia
Imagen con el territorio de Georgia con Abjasia y Osetia del Sur

Pero como quiera que sea, tras la independencia de ambas repúblicas, estallaron las hostilidades con Georgia.  La primera y más importante fue la conocida como guerra de Abjasia, iniciada al enviar Georgia tropas a esta región. En 1994, tras más de un año de conflicto, se llegó a un acuerdo que daba un estatus político especial a Abjasia y se paralizaban temporalmente las hostilidades. En el mismo habían mediado Rusia, la ONU y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Osetia quedaba igualmente en una calma tensa.

GUERRAS CAUCÁSICAS EN EL SIGLO XXI

Pero pese al esfuerzo, no era una solución definitiva. En 2004, llegó a la presidencia de Georgia el occidentalista Mikheil Saakashvili. El nuevo presidente orientó su política a ejercer un mayor control en estas zonas, destacando Osetia del Sur. En 2008, bajo el pretexto de restablecimiento del orden constitucional en la región, Georgia mandó un contingente militar a la capital de suroseta, Tsjinvali. Rusia no se iba a quedar quieta. Usando como justificación el daño que se estaba haciendo a población civil étnicamente rusa, envió un contingente militar a los pocos días. Esto incluía zonas de Abjasia en manos de paramilitares georgianos.

El ejército georgiano se replegó y comenzó una guerra propagandística en los medios. Occidente criticando a Rusia y ella, asimismo, criticando a Georgia y a Occidente. Por suerte, el conflicto no degeneró mucho más y una semana más tarde se puso fin a las hostilidades. El gobierno georgiano presentó una propuesta de conceder un estatus especial a Osetia del Sur y Abjasia mediante un cambio constitucional. Ambas regiones lo rechazarían, alegando que sólo aceptarían un tratado internacional y el reconocimiento de la independencia de ambas regiones. Estaba claro que jugaban esta carta porque tenían el apoyo ruso. Y más claro quedó cuando a finales del mismo mes de la guerra, el presidente ruso Dmitry Medveved les concedió reconocimiento internacional a ambas regiones.

Osetia
Localización de ambas Osetias, cuya división viene de la época de la URSS

¿Cómo respondió Georgia? Llamando a la puerta de EEUU, quien gustosamente siguió enviando dinero en forma de ayuda y cooperación internacional para el desarrollo de Georgia. También, rechazando frontalmente reconocer a Abjasia y Osetia del Sur como naciones.

Y así llegamos a la actualidad, en la que ambas regiones siguen presas de las consecuencias de luchas e intereses mucho mayores que sus pequeños territorios. Sin apenas reconocimientos internacionales, no dejan de ejemplos de soluciones temporales. Sin una solución a largo plazo, es muy posible que en el futuro volvamos a escuchar hablar de ellas.

Y llegados a este punto, demos unas cuantas pinceladas sobre ambos estados:

ABJASIA

El primero de los dos países del que vamos a dar una serie de pinceladas es Abjasia. Sus autoridades se consideran un estado independiente gobernado bajo una república semipresidencialista, con capital en Sujumi. Georgia por el contrario, pese a reconocer un estatus especial de autonomía, considera la región como parte de su territorio nacional.

Abjasia población
Territorio de Abjasia con la distribución de grupos étinicos

Los idiomas oficiales son el abjasio y el ruso, aunque se hablan también otros como el georgiano, el armenio, el svano y el mingreliano.

El estado cuenta con una superficie de unos 8600 km² y una población de algo menos de 250.000 personas. Es difícil encontrar datos certeros, pero desde la caída de la Unión Soviética, el estado ha perdido más de la mitad de su población. La principal caída ha correspondido a georgianos, que lo abandonaron de forma voluntaria o forzosa. Según datos de 2003, alrededor de un 45% de la población es de origen abjasio. A este valor le siguen armenios y georgianos con valores que rondan el 20%. El último grupo significativo con alrededor de un 10% es de origen ruso. De nuevo, la fiabilidad de estos datos puede ser muy baja.

A nivel religioso, son principalmente cristianos (60%), dividiéndose a su vez mayoritariamente en ortodoxos georgianos y en menor escala en apostólicos armenios. También un sector de la población se declara musulmán sunní (15%).

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE ABJASIA

¿Qué países reconocen internacionalmente a Abjasia? Pues fundamentalmente Rusia y aliados o proclives a ella. La federación rusa lo reconoció durante la guerra de Osetia como acabamos de ver. Posteriormente, Nicaragua (2008), Venezuela (2009), Nauru (2009) y Siria (2018) hicieron los mismo. EEUU, la Unión Europea y la OTAN rechazan su independencia y reconocen a la región como una república autónoma bajo soberanía georgiana. Otros estados con limitado reconocimiento internacional también los reconocen. Hablamos aquí de Transnistria (1993), Nagorno-Karabaj (conocida como República de Artsakh desde 2006), la república saharaui (2010) y Osetia del Sur. Como caso curioso, Vanuatu y Tuvalu reconocieron al país en 2011, pero acabaron retirando su reconocimiento en 2013 y 2014 respectivamente.

OSETIA DEL SUR

Vamos con el segundo estado. Al igual que los abjasios, sus autoridades se consideran un estado independiente basado en una república semipresidencialista con capital en Tsinjval. Georgia en cambio, la considera como una región de su territorio nacional.

Osetia del Sur
Mapa de Georgia con la región de Osetia del Sur

Los idiomas oficiales son el osetio y el ruso, aunque el georgiano también es hablado por la población.

Su extensión es de unos 3900 km² con una población algo superior a las 50.000 personas. Como ocurre con Abjasia, a finales de los años 80, la población en esta región era de casi el doble que la actual. Había entonces alrededor de un 30% de georgianos, pero el conflicto político sumado a la guerra provocaron su emigración. Si miramos hoy en día, pese a poner entre comillas estos datos, alrededor de un 90% son osetios, un 7,5% georgianos y un 1% rusos.

A nivel religioso, algo más de la mitad de los osetios son cristianos ortodoxos rusos, seguidos de musulmanes y algunas religiones locales. Por desgracia, no he encontrado datos muy fiables.

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE OSETIA DEL SUR

Respecto al reconocimiento internacional, tenemos una situación calcada a la de Abjasia. Rusia es el principal apoyo del país, llegando incluso a considerar parte de las fuerzas armadas surosetas como suyas. El mundo occidental por el contrario, reconoce el territorio como parte de la soberanía de Georgia.

CONCLUSIÓN

Y llegados a este punto, toca poner fin a la entrada. Hemos hecho un pequeño recorrido por dos realidades tan complejas como curiosas, las cuales lamentablemente han acabado en guerra y en rechazo. Lo peor de todo es que no dejan de caer en los juegos de otras grandes potencias. Así, la solución al problema es harto complicada. Si os han llamado la atención, os invito a que curioseéis por la red, pues hay datos muy llamativos.

Y si os ha gustado la entrada, os dejo con otros ejemplos de países fantasma.

Sin nada más que añadir, os deseo una feliz navidad y nos leemos la semana que viene.

BIBLIOGRAFÍA

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, ¡SUSCRÍBETE!

¿Te ha gustado el contenido? ¿Te gustaría estar al tanto de todas las novedades del blog? ¡No lo dudes y suscríbete!

Imagen con botón de sucríbete

Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Aquí tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del formulario que se encuentra en: https://latrompetadejerico.com/contacto/