Saltar al contenido
LA TROMPETA DE JERICÓ

Los hijos de Pangea, la geografía del futuro

DE PANGEA AL FUTURO

√ćndice

    mapamundi

    La imagen de arriba est√° grabada a fuego en nuestras retinas. Miles de veces la hemos visto y nos hemos habituado de tal modo a ella que resulta impensable imaginar otra distinta. Sabemos de sobra que los pa√≠ses y las fronteras han ido cambiando a lo largo de milenios. Pero, ¬Ņy la geograf√≠a? No solemos paramos a pensar que la propia geograf√≠a terrestre tambi√©n ha estado en constante evoluci√≥n. Hoy hablamos de Pangea, las placas tect√≥nicas y el movimiento futuro de los continentes.

    Es absurdo comparar la duraci√≥n de una vida humana con los cambios geogr√°ficos en el planeta. Esto nos deja en una posici√≥n de peque√Īez, ya que tendemos a despreciar todo aquello que necesite m√°s de 50 o 100 a√Īos. Pero el mundo se mueve y ese movimiento cambia la faz del planeta. Por muchas veces que hayamos visto un mapamundi, debemos saber que √©ste es s√≥lo una fotograf√≠a est√°tica. Dentro de millones de a√Īos, si el planeta a√ļn sigue en pie, la imagen ser√° totalmente distinta. ¬ŅPodemos predecir c√≥mo ser√°n los continentes en el futuro si miramos al pasado?

    WEGENER Y PANGEA, UN IDILIO DIF√ćCIL

    Muchas son las teor√≠as que se han utilizado para explicar el movimiento de los continentes y la evoluci√≥n de la superficie terrestre, pero la que al final se llev√≥ el gato al agua fue la del alem√°n Alfred Wegener. Pese al rechazo que sufri√≥ (sin el ADN anglosaj√≥n, las puertas del reconocimiento en la ciencia no ha sido siempre f√°cil abrirlas), a principios del siglo XX present√≥ una teor√≠a muy llamativa y que llam√≥ ‚ÄúTeor√≠a de la deriva continental‚ÄĚ. Seg√ļn ella, hace 300 millones de a√Īos exist√≠a una √ļnica masa terrestre por encima de las aguas, lo que ven√≠a a ser un supercontinente al que denomin√≥ Pangea.

    alfred_wegener_portrait_dm1

    ¬ŅEn qu√© bas√≥ Wegener sus razonamientos? Pues en algo muy simple y curioso: Observ√≥ que los bordes de los continentes parec√≠a que encajaban entre s√≠, las edades geol√≥gicas de los materiales a ambos lados de los mismos eran muy parecidas y que se pod√≠an encontrar los mismos f√≥siles.

    ¬ŅPero c√≥mo pudieron moverse los continentes? Wegener supon√≠a que √©stos ‚Äúflotaban‚ÄĚ sobre una capa s√≥lida que inclu√≠a los fondos oce√°nicos y que por lo tanto debido a diversos fen√≥menos de transporte las masas se mov√≠an a la deriva (de ah√≠ el nombre de deriva continental).

    580px-Snider-Pellegrini_Wegener_fossil_mapa_es.svg

     

    Pangea
    Supercontinente Pangea

    Pero como dije con anterioridad, su teor√≠a fue rechazada y se fue a la tumba con ese sentimiento de rechazo e incomprensi√≥n. Pero en 1960, un conjunto de cient√≠ficos (esta vez con ADN anglosaj√≥n), presentaron la teor√≠a de la tect√≥nica de placas, donde aseguraron que √©stas se mueven unas respecto de otras y que al ser la base de los continentes, provocaba un desplazamiento ‚Äúconvectivo‚ÄĚ y de ‚Äúsubducci√≥n‚ÄĚ entre ellos. Wegener estaba en lo cierto y aunque no estableci√≥ el m√©todo del movimiento, su teor√≠a fue r√°pidamente desempolvada y reconocida. Se hac√≠a justicia.

    mapa placas tectonicas
    Mapa de placas tectónicas

    Volviendo a Pangea, los movimientos de las placas tectónicas fueron precipitando su fragmentación primero en dos subcontinentes, de nombre Laurasia y Gondwana los cuales a su vez con el paso de los siglos volvieron paulatinamente a fragmentarse y moverse hasta el nacimiento de los 6 continentes actuales (5 si consideramos a Eurasia como uno solo).

    cdrftmapResulta muy llamativo por ejemplo este movimiento llev√≥ al subcontinente indio de estar junto a Madagascar hasta su situaci√≥n actual, en la cual su choque con la placa euroasi√°tica provoc√≥ un levantamiento general de ambas y la formaci√≥n de las cadenas monta√Īosas m√°s altas del planeta y cuyo representante m√°ximo es el Everest.

    Con posterioridad se ha dicho que Pangea no fue el primer supercontinente y que anteriormente hubo otros similares a los que se les ha denominado con nombres como Rodinia y Pannotia. Esta tendencia a separarse-unirse nos puede dar una pista valiosa de lo que puede pasarle en un futuro a los continentes.

    Llegados a este punto y sabiendo los l√≠mites de las placas tect√≥nicas y sus movimientos relativos y absolutos, ¬Ņpodemos predecir el movimiento de lo que hay encima de ellas, es decir, de los continentes?

    TODO FLUYE, NADA PERMANECE

    Si hoy en d√≠a podemos afirmar que de media un europeo se separa de un americano entre 2 y 3 cm/a√Īo es porque se ha determinado el movimiento de las placas y se sabe que por ejemplo el oc√©ano Atl√°ntico est√° en expansi√≥n, siendo un oc√©ano ‚Äújoven‚ÄĚ (en contraposici√≥n a otros oc√©anos como el Pac√≠fico y el √ćndico).

    ¬ŅPero qu√© ocurre en otras partes del planeta?

    Son diversas las teor√≠as que a partir de los movimientos actuales intentan predecir el futuro, pero es cierto que es muy dif√≠cil tener seguridad al respecto, pues sabemos los movimientos hoy, pero no como responder√° la Tierra a los futuros que puedan darse. Os presento las tres principales teor√≠as, cuyo punto com√ļn es que estiman que Am√©rica y Asia se unir√°n form√°ndose un supercontinente de transici√≥n al que se denomina Amasia.

    sn-amasia

    INTROVERSI√ďN:

    No es que la Tierra sea t√≠mida, sino que este es el nombre de una teor√≠a que se basa en el ‚Äúcierre de un oc√©ano‚ÄĚ y la formaci√≥n de un supercontinente en la misma zona donde ya existi√≥ Pangea (supuestamente su centro estar√≠a en la actual √Āfrica). En 50 millones de a√Īos se supone que el mar Mediterr√°neo se cerrar√° uniendo √Āfrica y Europa, cre√°ndose en el choque una gran cordillera. Australia e Indonesia tambi√©n se unir√°n y el movimiento de las masas polares √°rticas y ant√°rticas se traducir√° en su derretimiento y aumento del nivel del mar.

    Posteriormente, entre los 50 y los 200 millones de a√Īos, los giros provocar√°n que Am√©rica revierta su desplazamiento y acabe uni√©ndose con √Āfrica, lo que desembocar√° en el nacimiento de un nuevo supercontinente al que denominan Pangea √ļltima. As√≠ que a nivel de oc√©anos tenemos que el Atl√°ntico se har√≠a m√°s peque√Īo y el Pac√≠fico ocupar√≠a la mitad del planeta.

    EXTROVERSI√ďN:

    El punto base de esta teoría lo tenemos en el cierre de un océano antiguo y en la formación de un nuevo supercontinente en el hemisferio opuesto al de Pangea.

    Si particularizamos, Am√©rica seguir√° desplaz√°ndose al oeste tomando como pivote un punto alrededor de la zona Alaska-Kamchatka-Siberia, provocando al final la uni√≥n de este continente con Asia (naciendo Amasia). La Ant√°rtida se mover√° al norte, y √Āfrica se partir√° en dos (form√°ndose una especie de nuevo oc√©ano donde actualmente est√° el lago Victoria). La parte oriental de la extinta √Āfrica se desplazar√° hacia el este hasta colisionar con el subcontinente Indio. De toda esta uni√≥n surgir√≠a Pangea √ļltima.

    El centro del nuevo supercontinente estar√≠a en el sur del actual oc√©ano Pac√≠fico, oc√©ano que ser√≠a el principal damnificado de este movimiento, pues acabar√° cerrado dentro de unos 350 millones de a√Īos.

    teoria evolucion movimiento continentes
    3 teorías sobre la evolución del movimiento de los continentes: Introversión, Extroversión y Ortoversión

    ORTOVERSI√ďN:

    Y llegamos a la √ļltima y m√°s moderna teor√≠a. Su concepto est√° en suponer que se producir√° una subducci√≥n (hundimiento) de una zona perpendicular a la zona central de la √ļltima Pangea. Es decir, estiman que los supercontinentes suelen ser perpendiculares entre s√≠ (muy curioso)

    De nuevo Asia y Am√©rica se unir√°n en Amasia, pero esta vez a partir del cierre del oc√©ano √Ārtico. Este apelotonamiento ir√° provocando al mismo tiempo el giro del resto de las masas continentales. Girar√°n hasta unirse todas en Pangea √ļltima, cuya peculiaridad estar√° en que su eje ser√° ortogonal al eje anterior.

    Ejemplo de Pangea √ļltima
    Ejemplo de Pangea √ļltima

    CONCLUSI√ďN:

    Sea la teoría que sea, hay una serie de cosas en las que coinciden:

    • Pese a que veamos la Tierra plana, siempre va a existir un punto de giro. Y hacia ese punto el resto del planeta se va a ir agrupando.
    • Am√©rica y Asia est√°n ‚Äúcondenadas‚ÄĚ a unirse en un gran continente llamado Amasia.
    • Estas teor√≠as tienen tambi√©n en cuenta una posible ruptura de Norteam√©rica y Sudam√©rica alrededor de Panam√°. Seg√ļn esto, dentro de millones de a√Īos la navegaci√≥n ya no ser√° un problema en esta zona (eso si queda alguien para verlo).
    • Se asume el car√°cter c√≠clico de los periodos de expansi√≥n-contracci√≥n, uni√≥n-separaci√≥n de los continentes. A la par que estos fen√≥menos, las placas tect√≥nicas ir√°n modificando su velocidad y direcci√≥n. A su vez el planeta se ir√° calentando-enfriando a nivel interno, lo que repercutir√° en la variaci√≥n de la actividad volc√°nica.

    En definitiva, he querido transmitir la idea de que el planeta no es fijo. Lleva millones de a√Īos movi√©ndose a su antojo y lo seguir√° haciendo salvo gran cat√°strofe. Os dejo con un documental que viene a aglutinar todo lo mencionado y un v√≠deo que resume Pangea en 4 minutos.

    ¬°Hasta la semana que viene!

    BIBLIOGRAF√ćA

    La bibliografía aquí es extensa y he intentado seleccionar aquellas fuentes más importantes, aunque reconozco que he consultado multitud de ellas. Si os ha gustado el tema os digo lo de siempre, ¡curiosead!

    Si os ha gustado el post, os dejo con otras entradas sobre geografía.

    SI HAS LLEGADO HASTA AQU√ć, ¬°SUSCR√ćBETE!

    ¬ŅTe ha gustado el contenido? ¬ŅTe gustar√≠a estar al tanto de todas las novedades del blog? ¬°No lo dudes y suscr√≠bete!

    Imagen con botón de sucríbete

    Te informamos que tus datos se van a almacenar de forma segura y que cumplimos con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). En la Política de Privacidad del blog tienes más información al respecto. Para cualquier rectificación, limitación y supresión de los datos, puedes hacerlo a través del presente formulario de contacto.

    Configuración de Cookies